Enrique Colmena

Película: Deadpool 2

Tras el éxito de Deadpool (2016), la primera de esta que se prevé larga franquicia (por los réditos comerciales que está dando: hoy el cine es antes industria que arte, al menos este cine “mainstream” o de “blockbusters”), que recaudó en todo el mundo la bonita cifra de 783 millones de dólares, multiplicando por más de trece veces su presupuesto, estaba cantado que el más deslenguado, procaz, soez y sarcástico de los superhéroes de Marvel tendría nuevas entregas. Desde el punto de vista económico parece que han acertado (125 millones de dólares en el primer fin de semana, wow...), y lo cierto es que artísticamente tampoco les ha salido mal, como veremos ahora.

Porque, con buen criterio, tanto los guionistas (incluido el propio protagonista, Ryan Reynolds, en su primer trabajo como tal, implicado en el film hasta el punto de también coproducirlo) como el director, David Leitch, han optado por proseguir por la vía “destroyer” y ponerse el mundo por montera con este superhéroe sin madera de ello, este tío en mallas que se muere (casi literalmente....) por hacer chistes continuamente, con una llamativa tendencia a los temas sexuales, escatológicos, a lo políticame

...
leer más

Enrique Colmena

Artículo: Antonio Mercero, cuando hablar de televisión popular inteligente no es un oxímoron (y II)

En el capítulo anterior de este artículo, con motivo de la muerte del realizador Antonio Mercero, estuvimos repasando sus grandes éxitos televisivos, fundamentados en varias de las series más populares que se hayan hecho nunca en las televisiones de España. En esta segunda y última entrega del díptico que dedicamos en sentido homenaje al director vasco, hablaremos de su obra cinematográfica, en la que Mercero, ciertamente, no llegó a la misma (y extraordinaria) altura de su carrera televisiva.


Mercero y el cine: algunos dijes engarzados en bisutería fina

Como decíamos, mientras en televisión la estrella de Mercero ha brillado de forma abrumadora, en cine sus éxitos (que los ha tenido) han sido escasos y han menudeado los films con poco interés. Veamos: aunque en los años sesenta Mercero había hecho su primer largometraje de ficción, Se necesita chico (1963), que tuvo una repercusión mínima, tras el éxito de La cabina (1972) el cineasta vasco afronta de nuevo el reto de hacer un largo para el cine. Su título será Manchas de sangre en un coche nuevo (1975), con José Luis López Vázquez como protagonista para relacionar su hit televisivo con este nuevo proyecto, que busca reflexionar sobre la solidaridad, el egoísmo y la culpa, en una clave un tanto dostoievskiana, pero que sin embargo no convence a nadie, ni a público ni a crítica. Su siguiente empeño en cine será Las delicias de los verdes años (1976), que intentará unci

...
leer más