Enrique Colmena

Película: El silencio de otros

La historia de cómo se forjó y cómo se filmó esta lacerante El silencio de otros daría casi para otra película. Almudena Carracedo, española, y Robert Bahar, norteamericano, son guionistas, cineastas y productores que además forman pareja sentimental. Generalmente dirigen al alimón y sus películas, casi siempre documentales, tratan temas fundamentalmente sociales. Con Made in L.A. (2007) consiguieron nada menos que un Emmy. Con ese bagaje, Carracedo y Bahar se interesaron por el tema de los desaparecidos en la postguerra civil española, gentes normalmente de izquierdas, o simplemente liberales, que la incuria del régimen franquista torturó y mató sobre todo en los primeros años de la Dictadura que duraría casi 40 años, pero también incluso en el llamado Tardofranquismo, cuando Franco estaba ya próximo a morir.

Sobre ese tema, Carracedo & Bahar se embarcaron hacia 2011 en la filmación de un documental que recogiera la lucha de los descendientes de aquellos desaparecidos de la postguerra, pero también de las madres a las que en los años sesenta y setenta les robaron sus hijos recién nacidos para vendérselos a gente pudiente, y de aquellas personas, generalmente luchadores antifranquistas, que fueron torturados por sus actividades a favor de la democracia. Durante 6 años han estado filmado un material ingente, miles de horas que, durante 2017, montaron a lo largo de un año, hasta quedar este El silencio de otros que, digámoslo ya, siendo un testimonio desgarrador de algo que puede llamarse perfectamente un genocidio (hay en torno a cien mil personas desaparecidas en España, enterradas en cunetas, tapias de cementerio y sitios similares, todos ellos sin identificar), sin embargo no consigue el

...
leer más

Enrique Colmena

Artículo: En el 40 aniversario de la Constitución: las mejores películas españolas de la democracia (III). 1999-2008

La celebración del cuadragésimo aniversario de la Constitución Española nos está permitiendo echar la vista atrás para ver cuáles han sido, a nuestro criterio, las mejores películas que el cine español ha hecho durante esos 40 años de vigencia, hasta ahora, de nuestra Carta Magna, agrupándolas por decenios. Tras repasar las correspondientes a los períodos 1978-1988 y 1989-1998, afrontamos en este tercer capítulo los títulos que a nuestro parecer han sido los mejores films españoles del decenio 1999-2008.


1999

La sorpresa del año la dará una película andaluza, hecha con muy pocos medios pero mucho talento: Solas arrasa allá donde va, no solo en un buen número de festivales, entre ellos la Berlinale, donde la descubrieron, sino también en todo tipo de premios, incluidos los Goya; crónica desalentada sobre un trío de perdedores (la madre analfabeta, la hija maltratada, el viejo solitario), la película de Benito Zambrano destaca por su espléndido guion y personal dirección, pero también por tres intérpretes en estado de gracia: Ana Fernández, María Galiana y Carlos Álvarez-Nóvoa.

Hubo otras películas en el año que también merecieron la pena; como Celos, de Vicente Aranda, nueva vuelta de tuerca del cineasta catalán sobre los escabrosos senderos del sexo y la muerte, con una estupenda Aitana Sánchez-Gijón; también interesó mucho la segunda película de Icíar Bollaín como directora, Flores de otro mundo, que unía dos temas, el de las “caravanas de solteras” y el de la inmigración; La lengua de las mariposas, película de José Luis Cuerda, fue un homenaje a los viejos maestros de la República; en su éxito fue determinante el hecho de que fuera un excelente Fernando Fernán Gómez quien encarnara al protagonista; también gustó mucho el nuevo Almodóvar, Todo sobre mi madre, sentido melodrama sobre la maternidad en el que descollaba Cecilia Roth; también Cuando vuelvas a mi lado, la nueva obra de Gracia Querejeta, era un interesante drama, aquí con dicotomías generacionales; Carlos Saura seguía haciendo films muy diversos, tocándole ahora el turno al biopic con Goya en Burdeos, personalísima biografía del pintor aragonés, con los rasgos de José Coronado y Paco Rabal; Mariano Barroso llama la atención con un extraño thriller, Los lobos de Washington, que permite desplegar el talento de una pléyade de actores: Bardem, Fernández, Sancho, Alterio (Ernesto)...; y Mateo Gil, hasta entonces guionista de Amenábar, se estrena con fortuna en la dirección con Nadie conoce a nadie, versión al cine de la novela de Juan Bonilla.


2000

La película del año es probablemente El bola, crónica en do menor de los malos tratos en la infancia, hecha con sensibilidad y tacto por el actor Achero Mañas, que se estrenaba en la dirección, descubriendo el talento del jovencísimo Juan José Ballesta; La comunidad será la nueva comedia negra de Álex de la Iglesia, film coral en el que destacaba Carmen Maura, pero también una “resucitada” Terele Pávez, entre otros estupendos actores de reparto; El otro barrio apenas tuvo repercusión comercial, a pesar de que esta versión de la homónima novela “seria” de Elvira Lindo, hecha con exquisitez por Salvador García Ruiz, tenía mucho interés; tampoco el nuevo Gonzalo Suárez tuvo mucho recorrido

...
leer más