Película: Prisioneros Los esquemas que sigue el género policiaco son muy conocidos, pero a veces los autores de sus argumentos ponen tan difícil desenredar la madeja que parece imposible, como sucede con Prisioneros.

Anna, de seis años, desaparece con su amiguita de color Joy, y conforme el tiempo pasa a su padre, Keller Dover, le invade el pánico, ya que la única pista es una caravana aparcada en la calle horas antes. El inspector Loki detiene a su conductor y a falta de pruebas lo deja en libertad. La policía sigue varias pistas, pero para los padres la presión va en aumento porque la vida de sus hijas está en juego. Keller, ante ello, decide investigar el asunto actuando por su cuenta al margen de la ley.

Es un guion complejo que, como decíamos antes, apenas da pistas y parece que no hay salida, por lo que la desesperación de las familias es comprensible, a pesar del trabajo policial que tarda en hallar resultados que les lleven a la resolución final. A lo largo del desarrollo del mismo hay giros sorprendentes que hacen que el espectador se identifique con esos padres desesperados ante la desaparición de sus hijas, ya que todos tenemos nuestros temores y sensibilidades.

Del joven director canadiense Denis Villenueve conocemos su cuarta película, Incendies (2010), que fue nominada al Oscar en la categoría de lengua no inglesa y ganó varios premios en los festivales, con una buena crítica. En su quinto film, Prisioneros (2013), ensaya el más difícil todavía y está siendo igualmente apreciado por los críticos. Se centra más en el drama personal de los padres que en el thriller, aunque este aspecto no lo descuida, dejando un final abierto motivado por un detalle que la trama ofrece al inicio.

El guion de Aaron Guzikowski, autor del de Contraband, hace un estudio de los personajes, bien caracterizados, algunos actuando al límite del ser humano en su total desesperación.

Un Hugh Jackman al límite entabla un duelo personal con Jake Gyllenhaal en el papel del calmado policía que se llega a desesperar al no dar con los secretos del complicado puzzle. La realización adopta un tono pausado en el desarrollo de los hechos y en el manejo del suspense, pero la larga duración en ningún momento se hace notar, ya que la tensión dramática absorbe toda la atención.

Plantea hasta dónde llega un padre, ciudadano ejemplar, que se transforma en un ser violento y que ante la desaparición de su hija actúa lleno de odio, convirtiéndose en juez y verdugo, llegando a cometer delito para dar con su paradero, enfrentándose a la justicia, lo que le puede costar su vida, siendo una persona religiosa.

Posee un notable reparto en el que todos están bien, no sólo la pareja protagonista, sino también los secundarios.

Tiene una buena fotografía de Roger Deakins y una inquietante música de Jóhann Jóhannsson que subraya los momentos de más suspense de este doloroso drama.

Tras la conocida cinta precedente no esperábamos menos de Villenueve, que debuta aquí en el cine americano.

En el Festival de Hollywood Jake Gyllenhaal ganó el premio al mejor actor de reparto y en el de Toronto el film tuvo el tercer lugar en las preferencias del público. También se proyectó en el de San Sebastián como respaldo al premio Donostia concedido a Hugh Jackman.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

153'

Año de producción

Trailer

Prisioneros - by , Oct 30, 2013
3 / 5 stars
Un complicado laberinto