Enrique Colmena

Película: Los lobos

Esta película está disponible en el catálogo de Filmin, Plataforma de Vídeo bajo Demanda (VoD).

Samuel Kishi Leopo (Guadalajara, México, 1984) es un especialista en montaje cinematográfico con una licenciatura en artes audiovisuales; desde hace unos años también se viene desempeñando, y con éxito, como guionista y director. En esas facetas, tras rodar varios cortos, debutó en el largo con Somos Mari Pepa (2013), crónica de reminiscencias autobiográficas, hecha en clave de dramedia musical, sobre la adolescencia y el difícil tránsito hasta la edad adulta, rodada con sensibilidad y buen tino, lo que le valió ser aplaudida en la Berlinale y obtener premios en varios certámenes, entre ellos Toulouse y Miami. Con Los lobos Kishi vuelve a inspirarse en su universo familiar para contarnos la historia de la mexicana Lucía y sus pequeños Max y Leo, de 8 y 5 años, respectivamente, que tras separarse la madre del marido, se mudan a Alburquerque, en Nuevo México, en busca de un futuro mejor. Alquilan un apartamento tirando a infecto y carísimo, pero que resulta ser lo menos malo que pueden conseguir. La madre sale por la mañana y no vuelve hasta por la noche, haciendo varios penosos trabajos para sacar adelante la familia. Los niños se quedan en el apartamento, en teoría acatando una serie de reglas que ha establecido su madre y que les ha grabado en un viejo radiocassette; claro que la tentación para salir del apartamento, y con ello infringir la primera regla, es grande, cuando son tantas las horas en las ...
leer más

Enrique Colmena

Artículo: Escritoras en efigie: cuando las autoras son las protagonistas (VII). Reino Unido: Otras escritoras

El tercer y último capítulo que dedicaremos a las escritoras británicas en la pantalla tendrá, si hacemos una analogía con los personajes de una película, una “protagonista” prácticamente absoluta y varias “secundarias”, si nos aceptan el símil.


Agatha Christie

La “protagonista” en esa analogía sería la popularísima Agatha Christie, la autora por antonomasia de intrigas criminales, con las que se convirtió en escritora de notable éxito; aunque los críticos nunca la tuvieron demasiado en cuenta, es evidente su enorme tirón entre el público, su vigencia como icono de la cultura popular, la permanencia de sus historias a lo largo del tiempo: sus novelas se vuelven a editar una vez tras otra, siempre con éxito asegurado, y las adaptaciones a cine y televisión juegan sobre seguro. Títulos como Asesinato en el Orient Express o Diez negritos han conocido varias versiones a lo largo de la Historia del Cine, y personajes como Hercules Poirot o la señorita Marple forman parte indisoluble del imaginario popular.

Por lo demás, Agatha Maria Clarissa Miller (Torquay, Reino Unido, 1890 – Wallingford, Reino Unido, 1976), conocida en el siglo como Agatha Christie, tuvo una vida no precisamente azarosa ni airada, como con frecuencia vivieron la mayor parte de las escritoras que estamos glosando en esta serie de artículos (cfr. Mary Shelley, George Sand o Colette, por citar algunas evidentes), sino de lo más normal, habiendo casado dos veces, dando a luz una hija, y viviendo toda su vida como la escritora de fama que era, pero nunca sacando los pies del plato. Menos una vez...

Y esa vez es la que mayormente ha tomado el cine y la televisión como tema preferente cuando ha puesto en pantalla la figura de Agatha Christie. En 1926, tras recibir de su primer marido la noticia de que este, enamorado de otra mujer, le iba a pedir el divorcio, Agatha desapareció de su domicilio y no fue encontrada hasta 11 días después. Al día siguiente su coche apareció abandonado cerca de un lago. Los hechos constituyeron durante días la comidilla de la prensa y fue el suceso por antonomasia de aquel 1926. Finalmente la aún señora Christie apareció en un hotel, donde se había inscrito con el apellido de la amante de su marido y dando muestras de haber sufrido un ataque de amnesia. Nunca se supo qué ocurrió realmente durante esos 11 días en los que el mundo vivió en suspenso por la desaparición de la ya entonces popularísima escritora.

Ese suceso ha sido, entonces, como cabría esperar, el que con más frecuencia se ha llevado a la pantalla cuando se ha tratado la figura de Christie. Así, a los pocos años de la muerte de la escritora la cinematografía británica llevó a la pantalla el film Agatha (1979), con dirección de Michael Apted y una sugestiva pareja protagonista, Vanessa Redgrave como la novelista y Dustin Hoffman como el periodista norteamericano que iba a hacer una entrevista a Mrs. Christie y, ante su inesperada desaparición, se dedicó a investigar qué había sucedido y cuál era el paradero de la famosa autora. Aunque el personaje de Hoffman es ficticio y su aproximación sentimental a la escritora es también inventada, el resto de la trama se ajusta razonablemente a lo sucedido (ver enlace al final del artículo).

Curiosamente, esta sería la única vez, según nuestros datos, que Agatha Christie aparecería como personaje en una película de cine, si bien en televisión sí ha figurado como personaje en varios productos, también curiosamente todos ellos dentro de este siglo XXI. Así, Agatha Christie: A life in pictures (2004) será una TV-movie producida por la británica Wall to Wall, con dirección de Richard Curson Smith y protagonismo, co ...
leer más