Película: Sin City Confieso que me temía lo peor, a la vista de los avances que nos habían llegado de esta Sin City: tenía pinta de manierista filme "de diseño", donde la forma se iba a comer el fondo. Sin embargo, por una vez, el hecho de que haya habido dos directores en el proyecto, y tan dispares, ha sido una buena idea, pues ha producido una inesperada compensación de capacidades, un equilibrio de tendencias entre ambos.

Frank Miller, el autor del cómic, pone la parte intelectual y literaria (a veces demasiado literaria, es cierto), y Robert Rodriguez el brío demostrado en filmes como Abierto hasta el amanecer, pero sin la querencia a la superficialidad más banal de otros empeños suyos como El mariachi o su clon camuflado, Desperado. Así las cosas, lo que parecía una mixtura de agua y aceite (el agua del cineasta de pura acción, el aceite del literato, obsesionado con la culpa y la redención), resulta ser una estimulante fusión.

En un universo ficticio pero fácilmente reconocible como Nueva York, se cuentan varias historias entrelazadas: todas ellas están tocadas del viejo tono del cine negro, bien que adecuadamente actualizado: las putas lo parecen no sólo por como miran, como ocurría en los clásicos, sino también por como visten (o mejor, por como "no visten"...); los viejos policías son viejos de verdad (hay que ver lo deteriorado que está Bruce Willis); la corrupción alcanza niveles estratosféricos...

En todas estas historias entrecruzadas, como es habitual en los temas del autor Miller, late un interés por el perdedor, por cómo puede, finalmente, rehabilitarse de sus pecados; también, desde luego, hay una visión desalentada de nuestra sociedad, gobernada por políticos y fuerzas vivas corruptas "ad nauseam", pero aún queda sitio para el amor, aunque sea entre un infrahombre y una puta, o entre un ex policía reumático y la jovencita a la que salvó, siendo niña, del más ruín violador que hayamos visto en pantalla en mucho tiempo. Cuidada hasta la extenuación, quizá a veces demasiado pagada de la belleza de sus imágenes, ello no empece la sensación de buen cine que transmite esta atractiva aproximación, este estimulante "aggionarmento" de la vieja y buena serie negra.

Sin City - by , Aug 30, 2005
3 / 5 stars
Equilibrio de tendencias