Película: Barbara

Esta película se pudo ver en la Sección Oficial del Sevilla Festival de Cine Europeo 2017 (SEFF’17).

La cantante y autora Barbara (cuyo nombre real era Monique Andrée Serf) es uno de los grandes mitos de la canción francesa, a la altura de un Jacques Brel, un Georges Brassens o un Charles Aznavour. Su muerte cuando aún no era demasiado mayor (67 años), y su azarosa vida y obra, contribuyeron poderosamente a encumbrarla como la mítica diva que tiene hoy, veinte años después de su fallecimiento, una enorme legión de seguidores en todo el mundo.

Llevar la vida de Barbara al cine era tarea compleja, por la dificultad del personaje, con tantas aristas, tantos perfiles: inicialmente cantante de cabaret, el éxito de sus extraordinarias canciones (que ella misma componía) la impulsó hasta lo más alto, hasta cantar en el Olympia de París y otros grandes templos de la música francófona. Tuvo una infancia infeliz, incluso con violación por parte de su padre, de lo que hablaría en una de sus famosas composiciones, El águila negra. Se relacionó en  plano de igualdad con la “crème de la crème” de la cultura francesa de la época, de Brel a Piaf, de Brassens a Greco, de Brialy a Béjart, de Hallyday a Reggiani, de Moustaki a Depardieu.

Sobre este personaje excepcional, el actor y director Mathieu Amalric ha montado un biopic que lo menos que se puede decir es que no es en absoluto convencional. Jugando hasta con tres planos temporales, espaciales y, sobre todo, personales, Amalric nos presenta en pantalla una historia en la que se van superponiendo por capas las escenas que igualmente pueden ser las de la propia Barbara (con la efigie de Jeanne Balibar), como la película que se rueda dentro de la película, con Balibar interpretando a la diva, y la propia actriz, bajo el nombre ficticio de Brigitte, y a veces incluso en un solo plano coinciden las tres realidades.

Cine muy complejo entonces, extremadamente riesgoso, como dicen en Hispanoamérica, hay que elogiar la valentía temeraria de un empeño que, me temo, se saldará económicamente con un sonoro fracaso. Porque el problema de Barbara, con independencia de su osadísima propuesta, es que llega un momento en que la historia de la cantautora (y ocasional actriz) resulta tan confusa, con una tal prodigalidad de planos personales, temporales y geográficos, que el espectador tiene la tentación (seguramente con toda legitimidad) de soltar amarras y simplemente dejarse llevar por las bellísimas canciones de la diva parisina, sin atender ya a la inextricable composición de la trama.

Es lo que tiene ser audaz, ser experimental: puedes tener un éxito arrollador o, por el contrario, que tu temeridad se te lleve por delante. Ojalá no sea el caso de esta Barbara de Amalric, porque el empeño del cineasta es de los que, sin haber conseguido plenamente su objetivo, a nuestro parecer, sin embargo es para quitarse el sombrero por la extrema valentía de la apuesta, el arriesgado desafío al que se ha enfrentado.

Jeanne Balibar, exquisita como siempre, aquí da todo un recital en esos hasta tres planos personales que ejercita en la película: diva, extravagante, grandiosa Balibar. Tras ella, de forma muy modesta, Amalric ejerce como actor en el papel del director, fan entregado, quizá enamorado absoluto, callado. La vieja y sabia Aurore Clément da, como es habitual en ella, un pequeño recital en su breve papel.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

98'

Año de producción

Trailer

Barbara - by , Nov 07, 2017
2 / 5 stars
Osadías