Francisco Casado López

Película: El chico

Con motivo de cumplirse los cien años de su producción, El chico (1921), de Charles Chaplin, uno de los títulos más memorables del género cómico, vuelve a las carteleras españolas en su versión restaurada en 4K.

El 6 de febrero de 1921 Charles Chaplin estrenó comercialmente su primer largometraje, The kid, con el que dio un decisivo paso hacia adelante en su trayectoria. Se convirtió en el creador de uno de los personajes más entrañables de la historia del cine, el del vagabundo de buen corazón, más conocido como Charlot, del que ya se han visto algunos de sus cortos, donde había expuesto de sobra su gran talento, en compañía de algunos compañeros cómicos de su época. Pero a partir de esta obra su buen hacer y su maestría para la comedia se muestra aquí en todo su esplendor, que continuaría posteriormente en el cine sonoro.

Charles Chaplin h ...
leer más

Enrique Colmena

Artículo: Victoria Abril: una brillante carrera más allá de unas desafortunadas declaraciones

Ha sido noticia estos días la actriz Victoria Abril (nacida Victoria Mérida Rojas, en 1959, en Madrid), no tanto por haber sido galardonada con el Premio Feroz de Honor a toda su carrera, como por unas desafortunadas declaraciones que realizó en una entrevista previa con los organizadores de estos galardones, la Asociación de Informadores de Cine de España (AICE), en las que se burló de la pandemia del COVID-19 poniéndola en duda con sarcasmos inaceptables. Posteriormente, ya en la entrega de su premio, pidió perdón a los que se hubieran sentido heridos por sus palabras, mayormente los deudos de los más de 70.000 muertos que, solo en España y a la fecha en la que se escriben estas líneas, ha producido el SARS-COV-2.

No vamos a entrar en ese debate sobre el negacionismo, porque eso sería darle alas a unos argumentos que sencillamente no se sostienen. Pero a raíz de este asunto se ha desatado, como tantas veces, la furia del españolito de a pie que, sobre todo en esas calderas de Pepe Botero también conocidas como redes sociales, le han negado el pan y la sal a la actriz madrileña, cuando no la han insultado de mala manera, con ese anonimato cobarde que se ampara en los falsos perfiles.

Hemos sido, somos y (suponemos...) seremos partidarios de juzgar (y, sobre todo, disfrutar) la obra de los artistas al margen de sus vidas: Picasso fue un egocéntrico maltratador psicológico (como mínimo...) de sus mujeres. ¿Por ello dejaremos de admirar el Guernica, o Las señoritas de Avignon, por poner solo dos ejemplos en su proteica obra? El escritor T.S. Eliot hizo “luz de gas” a su mujer, Viv, que tenía algunos problemas mentales, hasta conseguir que enloqueciera totalmente y poderla así internar en un manicomio. ¿Dejaremos por ello de gozar de su bellísimo poema The waste land, entre otros textos espléndidos? Jorge Luis Borges ensalzó el brutal golpe de estado del general Videla en Argentina en 1976 llamándolo “un gobierno de caballeros”. ¿Hará eso que dejemos de leer con fruición El aleph o Ficciones?

Así que, por nuestra parte, y expresando nuestro total desacuerdo con las desafortunadas declaraciones abrileñas (dichas en febrero...), vamos a glosar una carrera que, ciertamente, tiene muchos y muy interesantes jalones.


Primeros pasos

La primera película en la que pudimos ver a Victoria Abril fue Obsesión (1975), una de esas comedias muy de su tiempo, la Transición, donde hizo furor el llamado “Destape”, fenómeno con el que se conoció la notable profusión de desnudos, fundamentalmente femeninos, aunque también masculinos, que llenaron las pantallas españolas, al tiempo que se producía una tímida apertura (Arias Navarro, Pío Cabanillas) que finalmente desembocaría en la llegada al poder de Adolfo Suárez, las primeras elecciones libres y la Constitución de 1978. Victoria era en esta peli del avispado Paco Lara Polop el objeto del deseo del protagonista, un Jaime Gamboa que ganó popularidad como coprotagonista (junto a Ana Belén y Fernando Fernán Gómez, nada menos) de El amor del capitán Brando. Aquí Victoria era Angelines, la nueva criadita de la casa ...
leer más