Película: Drácula de Bram Stoker Fascinante espectáculo de horror gótico perpetrado por el cineasta más megalómano de nuestro tiempo, Francis Ford Coppola, en una nueva versión del clásico de Bram Stoker que incide más en la idea del amor inmortal (entroncando, sin saberlo, con el bellísimo poema quevediano Amor constante más allá de la muerte) que en la del monstruo inicuo sediento de sangre que nos ha trasmitido casi invariablemente no sólo el cine, sino también la literatura.

Visualmente bellísima, presenta con frecuencia escenarios que colindan directamente con iconografías teatrales que, lejos de resultar chirriantes con el ámbito cinematográfico del filme, potencian el conjunto y lo hacen sugestivamente hermoso y distinto; conceptualmente impecable, este Drácula de Bram Stoker resulta la más interesante de las recreaciones hodiernas sobre el mítico vampiro, y aunque no es tan rigurosamente escrupuloso con el original literario como parece pretender el título español, es cine químicamente puro, un lujo para la vista.

Gary Oldman es un vampiro diferente, lejos de la viril apostura de un Christopher Lee o del romanticismo gótico de un Frank Langella, pero aporta su evidente lado oscuro, tan necesario para un personaje como el famoso aristócrata transilvano, un ser preternatural con un solo talón de Aquiles: ese amor que, como Quevedo, sugiere más que nunca, dado el personaje, "polvo seré/ más polvo enamorado".

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

120'

Año de producción

Drácula de Bram Stoker - by , Jul 18, 2001
3 / 5 stars
Horror gótico