Película: Lugares comunes Tras una película como "Martin (Hache)" (ver crítica en CRITICALIA), que rozaba la perfección, era previsible que Aristaráin bajara el tono en su siguiente filme, como ha venido siendo una constante en su carrera; así ha sido. "Lugares comunes" es una película sin duda interesante, con notables momentos (ese rifirrafe erótico verbal entre el protagonista y una bibliotecaria madurita e interesante, esa escena final con elipsis sobre la muerte del marido), pero que también con frecuencia naufraga en uno de los puntos que son a la vez fuertes y débiles en Aristaráin: sus diálogos. Si están bien urdidos y armados, como en la mentada "Martín (Hache)" o en su anterior y también espléndida "Un lugar en el mundo", el resultado suele ser fascinante; si, como ocurre en este caso, la lucidez es sustituida con frecuencia por la pesadez, por la palabrería que parece inteligente pero que resulta ser verborrea de baratillo, entonces el nivel baja bastante.
Es cierto que hay una muy hermosa historia de amor, de amor de senectud como continuación de amor de juventud y de madurez, de cuarenta años juntos y como el primero, bellísima historia bien narrada, con momentos álgidos (casi todos los que están juntos Luppi y Sampietro, espléndidos como suele ocurrir con ambos), pero también hay otras escenas muy inferiores, como aquéllas en las que el viejo cascarrabias que pretende volver a los ideales de la Revolución Francesa se revuelve contra su hijo porque éste ha cometido el "error" de crear una familia y dedicarse por entero a ella.
Con el paisaje devastado de la Argentina del "corralito" como fondo, tal vez Aristaráin pierde una ocasión de oro de profundizar más en las causas de la ruina total en la que se encuentra el país hispanoamericano. Quizá su propuesta para salir de ese atolladero sin solución, volver al campo, a una especie de comuna con el lema de Libertad, Fraternidad e Igualdad, sea muy poético, pero me temo que tiene menos porvenir que un camello en el Polo Norte... No parece que sean los cineastas, ni siquiera los líricos como Aristaráin, los que den con las soluciones viables para sacar a un pueblo del callejón sin salida en el que una administración pública corrupta durante decenios lo ha colocado. No es, desde luego, cultivando flor de lavanda como se sale del infierno...

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

115'

Año de producción

Lugares comunes - by , Oct 11, 2002
3 / 5 stars
Demasiada lucidez