Película: Manneken-Pis Decía sobre esta película Pedro Almodóvar que cómo podía ser buena una película que llevaba la palabra ?pis? en el título. Aparte de que el manchego barría para adentro, tenía más razón que un santo. Y no era realmente por el tema del título, aunque también, sino por el propio planteamiento de este cine europeo que con demasiada frecuencia se mira el ombligo, pero no es capaz de trascender más allá de sus estrechos horizontes.
Desde luego, si ?Manneken pis? es la mejor de las producciones belgas del año, es que en aquel país no andan precisamente sobrados de buen cine. Aun partiendo de un comienzo prometedor (la instantánea orfandad y correspondiente trauma infantil de un crío cuya familia resulta arrollada por un tren en un paso a nivel sin barrera), la forma de desarrollar la historia de amor/desamor entre el huérfano ya crecidito y una conductora de tranvías algo chalada, evidencia la escasa pericia de su autor, neófito en estas lides, aparte de una tendencia a alargar innecesariamente las escenas; se ve que Frank Van Passel, el director, no acudió a clase el día que enseñaron ritmo narrativo en su escuela de cine...
No es, con todo, ?Manneken pis?, un filme detestable. Tiene apuntes interesantes, como la propia y tortuosa relación entre los jóvenes enamorados y la figura de la vieja portera, que parece la hermana fea de Boris Yeltsin. Pero esos apuntes no terminan de cuajar en una obra de entidad suficiente

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Manneken-Pis - by , Aug 27, 2001
1 / 5 stars
Trauma infantil