Pelicula:

Pietro Marcello (Caserta, 1976) es un cineasta italiano que  ha hecho la mayor parte de su carrera hasta ahora en el formato documental, un tipo de documental distinto, alejado de academicismos y con un fuerte componente étnico, cultista y dramático. Su primer largo de ficción, Bella y perdida (2015), vino a confirmar que Marcello no es un cineasta al uso, sino que busca un camino para expresar artísticamente sus preocupaciones.

Con Martin Eden el cineasta casertano hace una muy libre versión de la novela homónima de Jack London, el popular escritor norteamericano que ha tenido y tiene una muy importante repercusión en cine y televisión, sobre lo que esperamos hacernos eco no tardando mucho en CRITICALIA. La novela Martin Eden es en buena medida autobiográfica, y Marcello la utiliza respetando, en general, la peripecia esencial, la del hombre de baja extracción social, el marinero que da título a la novela y la película, que se encandila con la cultura y con la mujer burguesa que le abre esa puerta; enamorado de ambas, cultura y mujer, buscará el reconocimiento como el escritor que cree puede llegar a ser para así hacerse digno de su amada. La pertinaz reticencia de los editores a los que incesantemente envía originales para su publicación (con el retorno de los textos sin abrir con la inmisericorde leyenda “Devuélvase al remitente”), aparte de su escasa capacidad para la empatía social, que le enemista con la familia de su enamorada (con lo que demostraba una estupidez casi tan grande como su talento literario en ciernes), termina por alejar a la pretendida del marinero que quería ser escritor...

Martin Eden película versiona la novela adaptándola a Italia, a Nápoles concretamente. Resulta curioso que, aunque Marcello, con buen criterio, ambienta su adaptación en tiempos modernos, en concreto hacia los años sesenta y setenta del siglo XX, con la efervescencia política y social de la Italia de la época, las escenas rodadas en la casa de la amada de Martin, los Orsini, están ambientadas con un vestuario, un mobiliario y un atrezzo que parecen remitir al tiempo histórico en el que la novela Martin Eden sucedía, a principios del siglo XX. Eden es uno de los arquetipos londianos más claros, el del hombre sin formación que pone todo su fervor en cultivarse con la idea no solo de ser mejor, sino sobre todo de estar a la altura de la amada, y cuya renuencia y posterior llegada al éxito le sumirá, sin embargo, en el nihilismo, en la desidia, en la pérdida de los referentes vitales, de la propia vida.

Marcello da entrada intermitentemente a escenas de corte documental, fundamentalmente ofreciéndonos los rostros anónimos de gente de Nápoles, gente del pueblo de verdad, quizá recordando el director su pasado de documentalista, aunque fuera un documentalista bastante peculiar. Bien narrada, la película se sigue con atención, aunque es cierto que la última parte, cuando Eden llega a la fama, resulta algo inferior a los tramos anteriores, en los que un ilusionado personaje se iluminaba a pasos agigantados bebiendo directamente de la cultura en estado puro: los libros. El final no rehúye el toque fantástico, con ese Martin joven, pobre como las ratas, entusiasta devorador de novelas, poesías y tratados filosóficos, que se encuentra físicamente con su yo de años posteriores, rico, arrogante, endiosado, un patán ilustradísimo. Esa parte final, entonces, nos parece más endeble, aunque el conjunto en general funciona bien, en una muy personal adaptación de uno de los textos fundamentales de la literatura londiana.

Buen trabajo actoral de Luca Marinelli, cuyo imponente físico conviene al personaje, el analfabeto que se convirtió en exquisito poeta, mientras pasaba también de hombre honesto y considerado a laureado imbécil.

(04-01-2021)


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

129'

Año de producción

Trailer

Martin Eden - by , Jan 04, 2021
3 / 5 stars
“Devuélvase al remitente”