Película: Misión a Marte

Se ha dicho, no sin razón, que la nueva película de Brian de Palma es como una versión "light", una papilla lista para deglutir por paladares poco formados, de la inolvidable 2001, una odisea del espacio, la epopeya kubrickiana que abrió nuevos caminos a la ciencia-ficción, otorgándole el estatus de género mayor que hoy, afortunadamente, ostenta: así, tenemos un descubrimiento misterioso en otro astro, una misión de rescate, curiosamente en una nave con una estructura de rueda que recuerda poderosamente a la de Kubrick, el encuentro con otra civilización, que nos reencuentra con nosotros mismos, e incluso un escenario final cuasi abstracto, de impoluto blanco; pero, hombre de Dios, si hasta el ordenador habla como si se le hubieran ido las pilas, como el HAL 9000...


Lamentable muestra de que De Palma tiene perdidos, acaso definitivamente, los papeles, cuando ha sido uno de los cineastas de mejor intuición visual de los años setenta y ochenta, esta odisea resulta ser marciana en doble sentido: por el lugar en el que se desarrolla (un planeta rojo, eso sí, bellamente escenografiado), y por el tono decididamente despistado que lo anima, en una historia más que sobada, sosa y sin calor alguno; está realizada, desde luego, con la perfección técnica que se le supone a un cineasta con más de veinte películas en su haber, y que además ha hecho del virtuosismo visual una de sus marcas de fábrica.


Poco bagaje para alguien que está en la historia del cine con películas como El fantasma del paraíso, Carrie  y Fascinación. Los actores, quizá contagiados del amuermamiento general, valen más de lo que aquí demuestran, desde un Tim Robbins al que el papel de héroe americano le resulta, cuando menos, chirriante, hasta un Gary Sinise que parece decirse en todo momento "pero, ¿qué hago yo aquí?...".


 


Dirigida por

Nacionalidad

Duración

110'

Año de producción

Misión a Marte - by , Oct 12, 2015
1 / 5 stars
2020, una odisea marciana