Película: Plan de vuelo: desaparecida Hay dos películas en esta "Plan de vuelo: desaparecida": la primera es sutil, melancólica, una mirada plena de tristeza hacia una mujer, su hija pequeña y la reciente tragedia que las asuela, la muerte, en accidente o suicidio, del marido y padre respectivamente. Esa parte es cadenciosa, cinematográficamente creativa, preñada de una atmósfera inquietante a base sólo de miradas, imagenes y la música de James Horner. Pero a partir de que la niña desaparece en el avión, de camino a casa y con el sarcófago del padre en la panza del aparato, todo empieza a ser más convencional. Lástima, porque el tono del primer segmento contiene algunas de las secuencias más cinematográficas que hemos visto últimamente: la escena en la que sabemos que el padre ha tomado el camino del tejado del que ya no volverá si no es muerto, por ejemplo, está dada con una sobriedad elíptica que no hubiera desdeñado Bresson, con esas huellas del hombre en la nieve, encaminadas hacia la casa, donde ya sabemos lo que ocurrirá momentos más tarde, aunque el director no ofrezca la imagen de la tragedia en ningún momento; y otra, sutilísima, cuando la atribulada madre (que ya empieza a creer, ante la negativa de toda la tripulación y el pasaje, que su hija, efectivamente, también había muerto) descubre en el cristal de la ventana del avión, al recibir su propio y desalentado vaho, el corazoncito que la niña había pintado horas antes en aquella misma superficie.
Robert Schwentke es un joven cineasta alemán, que llamó la atención desde su país con filmes estimulantes como "Eierdiebe" y "Tattoo", lo que hizo que Hollywood se interesara por este talento en ciernes. Pero, como quizá no podía ser de otra manera, le ha impuesto el peaje de terminar su primer filme USA de forma convencional y, lo que es peor, inverosímil. No destriparemos, por supuesto, el desenlace de la intriga, pero sí podemos decir que está cogida con alfileres, carece de coherencia argumental y no resiste un mínimo razonamiento lógico. Así que el debú de Schwentke no ha sido el mejor de los posibles, si bien es cierto que este nuevo valor apunta maneras más que interesantes. Habrá que seguirle la pista...

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

96'

Año de producción

Plan de vuelo: desaparecida - by , Nov 15, 2005
2 / 5 stars
Pesadilla para una madre