Pelicula:

Rohena Gera es una cineasta de origen hindú que se formó en Estados Unidos, concretamente en el neoyorquino Sarah Lawrence College (por cierto, donde estudió Brian de Palma) y la californiana Universidad de Stanford. Tiene, entonces, buenos cimientos, y eso se nota en esta película, Señor, que con aparentes elementos similares a los culebrones hindúes (tan aparatosos como supercomerciales en su tierra), sin embargo los subvierte sutilmente para elevarse considerablemente sobre la habitual elementalidad de los productos audiovisuales romanticones del país de Gandhi.

Mumbai (la antigua Bombay, para entendernos), en la actualidad. Ratna, que vive en un pueblecito próximo, es una viuda joven a la que se le murió el marido (que ya llegó enfermo, sin informar a la familia de la novia) a los dos meses del matrimonio. Es llamada a la ciudad para atender como empleada doméstica a Ashwin, joven adinerado que ha dejado plantada en el altar a la novia al enterarse de la infidelidad de la chica, pero sobre todo porque en el fondo no se siente enamorado de ella. Ratna ya había servido con anterioridad a su señor (como lo llama siempre), así que solo tiene que retomar lo que antes hacía. La mujer intenta mejorar su posición económica tomando clases de diseño textil, gracias a la benevolencia de su señor, que mientras tanto intenta digerir el amargo trago de la boda cancelada...

Gusta Señor por varios motivos: por su tono, callado y sin aspavientos, una película sobre el amor que no alardea de él, ni física (un casto beso, incluso sin lengua, es todo lo que habrá entre los desprevenidos enamorados) ni emocionalmente. El romance se irá desgranando poco a poco, casi imperceptiblemente, con pequeños detalles entre uno y otro, ambos desconocedores de hacia dónde los embosca el corazón. Contada con una precisión de relojero, llama la atención el pausado pero poderoso ritmo narrativo del film, cuando es la segunda película de la directora, y su primer largometraje de ficción, tras el documental What’s love got to do with it? Sin embargo, la historia no tiene argumentalmente fisura alguna, está narrada con convicción, presentando como eje central ese sentimiento, el amor, que, como decía Cortázar en Rayuela, es como un rayo que te deja estaqueado en mitad del patio.

Tiene además Señor otros valores, como el de poner en solfa, incluso en la avanzada sociedad de Mombai, lo más parecido a Europa o Estados Unidos que hay en la India, las convenciones sociales, el clasismo de una sociedad que sigue sin aceptar que cada ser humano, sea hombre o mujer, ha de ser libre para elegir en la vida, en el trabajo, en el amor (otra cosa es que después lo consiga, claro está; pero esa es otra historia...). Con un tono a veces costumbrista, presentando detalles de los dos mundos aparentemente opuestos que conforman la India tradicional y la moderna, Señor te gana por su sencillez no impostada, por su sutileza, y por un final que da un vuelco total, con una sola palabra, a lo que parecía el inevitable “the end” de este tipo de historias de amores disparejos.

Buen trabajo de la pareja protagonista, en especial ella, Tillotama Shome, actriz nacida en Calcuta, con una ya dilatada trayectoria interpretativa, que ha trabajado tanto en su país de origen como en Estados Unidos, y que aquí está estupenda, en un personaje a la vez imbuido de la tradición que sabe no podrá vencer totalmente, pero a la vez deseosa de poder ser ella misma, sin anclajes morales ni chantajes emocionales.

(27-09-2019)


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

99'

Año de producción

Trailer

Señor - by , Sep 30, 2019
3 / 5 stars
Como un rayo que te deja estaqueado