Película: Yo soy el amor

Quien haya visto la anterior película de Luca Guadagnino, la escandalosa Melissa P. (2005), no se podrá imaginar esta otra que según confiesa su director se inspiró en la obra Los Buddenbrook, de Thomas Mann, y en un documental que hizo con Tilda Swinton como principal protagonista, Tilda Swinton: The factory (2002). Con esas bases escribió la historia de esta familia que se congrega en torno a la mesa en la comida de Navidad junto al abuelo, que confiesa durante la misma que ha decidido dejar la dirección de la fábrica textil en manos de su hijo y de su nieto.


El guión utiliza la reunión gastronómica para conocer a los diversos personajes y las relaciones familiares que guardan entre ellos, y nos va presentando también los problemas que guarda cada uno, descubre algunos secretos, al tiempo que surgen ciertas circunstancias tales como el adulterio, la homosexualidad o el lesbianismo, que se nos darán a conocer en el transcurso de la segunda parte y la solución de estas situaciones en el tercio final, en el que se desata el melodrama.


De la erótica Melissa P. sólo queda un cierto aroma a la hora de planificar las escenas amorosas, pero nada tiene que ver con aquella en cuanto a su realización, al ritmo dado a la historia, la riqueza del guión que imprime progresiva intensidad dramática a la trama, la elección de los planos y la descripción de los personajes, aunque algunos de ellos no quedan bien dibujados.


La gastronomía es un factor importante que está presente a lo largo de todo el desarrollo, ya que la madre, Emma, que no es feliz en su matrimonio, inicia un “affair” amoroso con Antonio, un cocinero, que mantiene una furtiva amistad con su hijo Edoardo, relación que no es muy creíble con esta señora mayor, columna vertebral de esta familia de la alta burguesía milanesa.


Tiene una exquisita puesta en escena, con estudiados movimientos de cámara y sobrio montaje, como también sucede con la fotografía. La música de John Adams nos parece algo estridente y poco apropiada para este melodrama de la desestructuración de esta familia de elevado nivel social. En lo referente a la interpretación destaca el buen trabajo de Tilda Swinton, actriz que se compenetra tan bien con el director, Luca Guadagnino, que incluso interviene en la producción del film. La cinta inauguró la Mostra de Cine de Venecia 2009, tras lo cual pasó por el festival de Toronto y el de Dublín 2010, donde Tilda Swinton logró el Premio de la Crítica a la mejor actriz del certamen.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

118'

Año de producción

Yo soy el amor - by , Jan 29, 2018
2 / 5 stars
La destrucción de una familia