Película: 2046 Wong Kar-wai había puesto el listón altísimo con su espléndida Deseando amar, un poema de amor y cine, un prodigio sutilísimo que suponía una de las cumbres del cine romántico de los últimos años. En 2046 busca transitar por los mismos caminos, aunque ciertamente el resultado no es el mismo: aquí cuenta tres historias de amor, narradas a partir de un escritor que va mezclando esos amores con sus propias ficciones, en una intertextualización que, si al principio resulta algo irritante, pronto irá tomando carta de naturaleza.

Pero el problema radica en que Wong opta por una fragmentación espacio-temporal que con frecuencia resulta cuasi abstracta, de tal forma que las distintas líneas argumentales de los tres amores se cruzan con diversas variantes: la primera mujer, muerta tras una única noche de amor, reencarnada en la viuda negra, una tahúr fascinantemente interpretada por Gong Li; ambas son la contrafigura de un único amor; la chica enamorada de un japonés, a la vez la androide del futuro, incluso en esa forma mecánica enamorada de su novio nipón, suponiendo por ello la chica un hito inalcanzable para el escritor protagonista; y la putilla que le ama desesperadamente, pero por la que nuestro hombre sólo siente cierta debilidad sexual, sin ir más allá. Con estos elementos, Wong traza un puzzle ciertamente complejo, más intrincado que el de Deseando amar, que era tan prístino, complicando tal vez las cosas innecesariamente. Ello no empece que estemos ante una obra sólida, considerable, una delicada madeja de sentimientos entrelazados, casi siempre tocados por la sutileza antes que por la explicitud, aunque aquí, desde luego, las escenas eróticas son de mucho mayor voltaje que en su anterior filme, donde la austeridad sexual era bressoniana.

Hay una hermosa historia de escenario idealizado, esa habitación 2046 donde el protagonista tuvo aquella única noche de amor irrepetible, que el escritor transformará en ese año 2046 al que viaja en sus escritos, una bellísima metamorfosis de espacio en tiempo que hace que Einstein, al lado de Wong, parezca el tonto del pueblo... Lástima, de todas formas, de película que podría haber sido una obra maestra absoluta (material argumental había, y no digamos capacidad cinematográfica en su director), pero que, por mor de una excesiva abstracción y una complejidad desmesurada se queda, sólo, en un buen filme, desde luego no recomendable para personas que busquen en el cine un mero entretenimiento: esos terminarán pidiendo la devolución de su dinero...

Dirigida por

Género

Duración

125'

Año de producción

2046 - by , Dec 03, 2004
3 / 5 stars
Romántica abstracción