Película: Abel

Diego Luna debutó en la dirección con el documental J. C. Chávez, sobre el boxeador del mismo nombre, y con Abel se inicia en el género de ficción, producido por John Malkovich, que llega a las salas comerciales tras pasar por los Festivales de Sundance y San Sebastián, certamen este último en el que consiguió el Premio de la Juventud y el de Horizontes Latinos.


Abel es un niño de nueve años que se ha encerrado en un mutismo absoluto, motivado por la marcha del padre. Ahora regresa del hospital para estar de nuevo con su familia, compuesta por Cecilia, la madre, Selene, su hermana mayor, y Paul, su hermano pequeño. Después de permanecer un tiempo sin hablar, Abel rompe su silencio imponiendo su autoridad como un adulto, como si ocupara el lugar del padre ausente, tratando a su madre como su esposa. Todos le siguen la corriente para no originarle otro trauma, y a la vuelta de Anselmo, su padre, que ha estado dos años fuera, lo presentan como un pariente que se quedará un tiempo con la familia, pero se terminará rompiendo el equilibrio logrado.


Este extraño, absurdo y peregrino drama psiquiátrico de carácter social se podría situar muy bien en aquel surrealismo del cine mexicano que tanto practicó el director Luis Buñuel durante su estancia allí. El guión tiene un final bastante discutible ya que no sabe cómo acabar esta historia del niño que domina a los adultos, al tiempo que pretende hacer una reflexión sobre el complejo de Edipo, tras una insinuación de incesto que termina siendo algo ridícula.


La película es curiosa pero tanto el argumento, que desprende cierta humanidad, como la puesta en escena que se le ha dado, que trata en todo momento de ser original, resulta desigual, abusando en exceso del desenfoque de la imagen, de los virados a negro o las transiciones a negativo.


La música subraya permanentemente la lentitud de la narración. Este cúmulo de cosas llega a hacer mella en el ánimo del espectador, que termina harto de tanto experimento, amén de algunas cosas que chirrían a lo largo del argumento.


Los actores actúan bien, dirigidos por Diego Luna con buena mano, destacando el pequeño protagonista Christopher Ruiz-Esparza que interpreta a Abel, y su hermano Gerardo en la vida real que asume ese mismo cometido en la ficción en el papel de Paul.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

80'

Año de producción

Trailer

Abel - by , May 20, 2015
1 / 5 stars
Un trauma infantil