Película: Argo

En la historia del cine hay actores que han terminado dirigiendo sus películas, pero no todos lo  han hecho con acierto. En ese apartado se incluye al oscarizado coguionista de El increíble Will Hunting (1997), el californiano Ben Affleck, ya que los tres largometrajes que ha realizado hasta la fecha --Adiós, pequeña, adiós (2007), The Town. Ciudad de ladrones (2010) y Argo (2012)--, han tenido el beneplácito de la crítica, que opina en general que lo hace mejor que actuando.


Cuenta una historia real, la sucedida en noviembre de 1979 cuando tras el exilio del Sha de Persia, el Ayatolá Jomeini hizo la revolución iraní. Unos fanáticos asaltaron la embajada norteamericana en Teherán y se hicieron con 52 rehenes, de los cuales seis escaparon y se refugiaron en la legación de Canadá. Lo que se narra es cómo el agente de la CIA Tony Méndez se inventó el rodaje de un film de ciencia-ficción con mezcla oriental, Argo, para sacarlos del país simulando que eran los técnicos que habían ido a localizar exteriores. De esa manera engañó a un grupo de fanáticos religiosos convencidos de poder cambiar el mundo. El asunto se tomó tan en serio que la supuesta filmación fue reflejada en la prensa para darle más realismo.


El guion se atiene con fidelidad a los hechos reales, aunque mete algo de ficción en la historia para darle un poco de suspense y mantener el interés del espectador, lo que logra desde el inicio con el asalto a la embajada, que tiene un aspecto casi de documental, que pone los nervios de punta por el realismo con el que está rodado, cuidando hasta el más leve detalle. Esa misma tensión se vive también en las escenas finales en el aeropuerto para pasar los controles de los rebeldes, ya que el dictatorial régimen no quería que nadie huyera del país.


El guion de Chris Terrio está extraído de un artículo de la revista Wired, firmado por el periodista Joshuah Bearman. Tiene una cuidada reconstrucción de la época en decorados, vestuario, peinados y costumbres, que se puede contrastar en las fotos reales que aparecen en los créditos finales.


Ben Affleck, además de dirigir, se reserva el papel principal que hace de forma seria, parco en gestos, ante la gravedad de la situación y la responsabilidad de su personaje. Muy bien el resto del reparto, destacando la excelente actuación de los veteranos John Goodman y Alan Arkin, digna del Oscar. Ellos introducen algunas notas cómicas que distienden la tensión.


Una película de corte clásico que mezcla la política con la intriga de forma modélica, bien filmada, aunque algunos momentos resulten increíbles, a pesar de que sucedieron, funcionando como un reloj, y sin olvidarse del drama personal de esas familias y del protagonista.


Ben Affleck demuestra con tres títulos tener madera de director con talento, con pericia a la hora de dirigir las escenas de acción, ya que todos sus films están entroncados con el cine negro y éste mezclado con la política y el espionaje.
Ganó el Premio del Público en el Festival de Toronto.


 


Argo - by , Feb 11, 2017
3 / 5 stars
Tercer logro