Película: Bienvenida a Montparnasse

Léonor Serraille se reputa como una de las nuevas cineastas francesas de brillante porvenir (gracias, Aranda), aunque me temo que este su primer largometraje es manifiestamente mejorable. Serraille se graduó en La Sorbona y en La Femis, la prestigiosa institución francesa que forma a los mejores profesionales  en  las artes audiovisuales. Y sin duda Bienvenida a Montparnasse, desde un punto de vista puramente fílmico, es irreprochable. Otra cosa será lo que se nos cuenta y el interés que ello tenga.

París, en nuestros días. Tras una tormentosa ruptura sentimental con su pareja de los últimos años, la joven Paula, al comienzo de la treintena, se encuentra en la calle, sin oficio ni beneficio, sin formación, y con un fuerte resentimiento hacia el novio que la ha dejado, de tal forma que ahora se encuentra en guerra con todo el mundo, incluidos aquellos que hacen intención de ayudarla. Con la madre enemistada de por vida, sin amigos (y a los que tiene rápidamente los ahuyenta con su conducta antipática), la chica se buscará la vida como la niñera que no es y como la dependienta de grandes almacenes que tampoco ha sido nunca...

El problema de Bienvenida a Montparnasse es que, en puridad, no se sabe muy bien qué es lo que nos ha querido contar aquí la directora y guionista, más allá de un cierto retrato de un determinado tipo de juventud en la Francia de hoy, un cierto segmento de una juventud que, sin formación ni dos dedos de frente, se encuentra a la intemperie cuando el precario equilibrio que rige sus vidas (la pareja, la familia, los amigos) les falla. Pero lo cierto es que tampoco aporta gran cosa esa información, ni el retrato que se nos hace de la protagonista tiene un mínimo interés, más allá de seguirla en sus andanzas, sus mentiras compulsivas para sobrevivir (vale, de ese tipo de mentiras se admiten todas...), su dificultad para ser mínimamente cumplidora, su tendencia a lo estrafalario. Y eso que, curiosamente, a medida que transcurre el metraje, la que en un comienzo era poco menos que una cabra loca, todavía en estado de “shock” tras la defección del novio, conforme avanza la película parece ir sentando un poco la cabeza y, más o menos, consigue mantener una cierta relación normal (por llamarlo de alguna forma...) con sus semejantes, sobre todo con aquellos con los que trenza una mínima confianza.

Cinematográficamente correcta, como queda dicho, esperamos de Serraille que sus futuros empeños mejoren esta apreciable pero insuficiente Bienvenida a Montparnasse, que, me temo, no sabe a qué juega. La Caméra d’Or en el Festival de Cannes a la mejor ópera prima se nos antoja, desde luego, un premio excesivo.

Buen trabajo de la protagonista, Laetitia Dosch, aunque sobre todo al comienzo nos pareció un tanto sobreactuada.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

97'

Año de producción

Trailer

Bienvenida a Montparnasse - by , Nov 22, 2018
2 / 5 stars
Apreciable pero insuficiente