Película: Casas Viejas

La pedanía de Casas Viejas, situada en el término gaditano de Medina Sidonia, era un ignorado paraje de Andalucía hasta que, en 1933, se convirtió en foco de dolorosa atención para el pueblo español y en motivo de grave preocupación para el gobierno republicano: veinticinco muertos y numerosos heridos fue el balance de la represión efectuada. La consecuencia política, más allá de la humana y social, fue que el ejecutivo de Manuel Azaña nunca pudo reponerse de un golpe que, a todos los efectos, se les había escapado de las manos.

Casas Viejas, de José Luis López del Río, con producción personal y familiar (Andalusí/Cine), tuvo numerosos problemas en su rodaje, dependiente de situaciones económicas, como, posteriormente, problemática distribución en el mercado español a pesar de haber conseguido el premio de Nuevos Realizadores, otorgado por el Ministerio de Cultura, y haberse presentado en el Festival de San Sebastián (1985). Sus escasos pases televisivos son los que han permitido conocerla.

El director utiliza una estructura de “collage” para integrar en ella diversos procedimientos narrativos: titulares de periódicos con referencias a la rebelión y represión (La Tierra, prensa de la CNT, etc.); sesiones parlamentarias donde se suceden las intervenciones de los distintos políticos (Guerra del Río, Fanjul, etc.) dando réplica al Presidente Azaña y, a su vez, éste defendiendo las posiciones gubernamentales; vida campesina en la pequeña población, centrada en los grupos familiares anarquistas y en la actividad de los mismos.

En función de ellos, tres bloques se distinguen en el film: la actividad política en el Congreso de los Diputados, la descripción de los hechos que darán lugar a los trágicos sucesos, las actividades de la comisión de investigación y su prolijo desarrollo.

Esta estructura narrativa conlleva dos ejes espacio-temporales de abigarrado planteamiento y desarrollo; de una parte, el paso de situaciones ubicadas en Madrid y en la comarca y capital gaditanas, junto a una proliferación de fechas que localizan los acontecimientos del pasado o se sitúan en el presente para, desde el mismo, rememorar aquel pretérito vivido por el personaje.

Las diferentes fechas, años y meses, de la década de los treinta (siglo XX), suponen una intrincada organización temporal que obliga al espectador a estar atento a cada una de las situaciones presentadas; ello otorga a la película densidad de crónica histórica.

Los aspectos cotidianos de la vida campesina y su contraste con la actividad política de signo anarquista son los más sugerentes del film; así iremos conociendo la incidencia de la “ley de términos”, la ausencia de trabajo para estos menesterosos obligados a una supervivencia tantas veces ocasional, el brutal incremento del precio del pan en un breve espacio de tiempo y su repercusión en la maltrecha economía del campesino, la crítica al sistema de subsidios, etc.; del mismo modo, se muestra la actividad anarquista y la expresión de su ideología o de sus intereses, la preparación de la huelga y el fracaso de su resolución, las lecturas bakunistas en su sede, la pretensión de que se cumpla una ley de alojamientos, la fundada creencia de que “to será de tos” y de que “naide mandará  en naide”.

La toma del pueblo por las llamadas fuerzas del orden da lugar a un bloque temático donde se alterna la presencia del político y su necesidad de acabar la situación con la distinta actuación de los militares según las órdenes recibidas. La represión contra indefensos y mujeres es un acto vergonzoso cuya culpabilidad, finalmente, recaerá sobre la tropa antes que sobre sus jefes militares o políticos. La desgraciada frase “tiros a la barriga” se quedó corta ante la actuación de los cuerpos civiles y de asalto en Casas Viejas y frente a la choza del anarquista Seisdedos.

López del Río pone en evidencia los procedimientos político-militares utilizados por el gobierno republicano en semejante caso y se detiene, con mirada cómplice no exenta de simpatías, en un deprimido y castigado sector social cuyas utópicas ilusiones terminaron en un final imprevisto.


Interpretada por

Género

Nacionalidad

Duración

142'

Año de producción

Trailer

Casas Viejas - by , Sep 05, 2017
3 / 5 stars
Detallada crónica de un suceso histórico anarquista