Película: Chéri Stephen Frears es el director inglés que suele hacer bien su trabajo, que logra películas aceptables y cuando tiene un buen guión hace sus mejores obras, caso de “Los timadores” (1990), “Héroe por accidente” (1992), “Liam” (2000), “Negocios ocultos” (2002) o “The Queen”, posiblemente las más conseguidas. En “Chéri” vuelven a coincidir director, guionista y actriz de “Las amistades peligrosas” (1988), pero aquí cambia la base argumental por la escritora Sidonie Gabrielle Colette (1873-1954).
El film está basado en sus dos novelas “Chéri” y “El fin de Chéri”, en las que refleja perfectamente el París de la belle èpoque, la ambientación y el estilo de vida decadente de una sociedad que sólo pensaba en divertirse, lucir vestidos y joyas, vivir ricamente dedicada al amor y las pasiones. Está visto a través de la mirada de dos mujeres, Léa de Lonval y Madame Peloux, dos cortesanas de lujo, que hicieron su fortuna sin ningún escrúpulo, utilizando sus encantos, conquistando a los gobernantes y hombres ricos de su tiempo, ejerciendo su influencia en los ámbitos artísticos, políticos e intelectuales.
Léa sufre la crisis de los 50, retirada de la profesión, aunque añora el verdadero amor que no tuvo, que encuentra en Chéri, el hijo veinteañero de Madame Peloux, quien se lo entrega para que le enseñe las artes del galanteo y la conversación ingeniosa, para hacer un ventajoso matrimonio, y se enamora de ella.
Stephen Frears reproduce en su cinta lo superficial de las dos novelas de Colette, la ambientación de la época, los maravillosos decorados y el espléndido vestuario, a través de un guión que no describe bien a unos personajes frívolos y vacíos, a través de situaciones parecidas que se repiten en distintos lugares. El ritmo es cansino, monótono, aburrido y si no lo es más es por la contemplación del lujo, sobre todo para las señoras, que se entretienen con el desfile de lujosos modelos de la época.
Se apuntan algunas costumbres sociales del universo decadente de la aristocracia europea, de su hipocresía moral y las debilidades sexuales de los hombres poderosos de aquel París a punto de extinción, mientras las prostitutas hacían su agosto disfrutando de una posición económica envidiada pero tolerada por la sociedad.
Un melodrama que habla de unas mujeres que influyeron en los hombres, y que toca también el paso de la belleza física y del amor que no conoce las barreras de la edad. Junto a los superficiales valores de la dirección artística, destaca Michelle Pfeiffer que sostiene la película con su elegante presencia.
Un film menor de Stephen Frears que no conecta con el espectador, llevado a cabo de manera funcional, que pasó desapercibido por el Festival de Berlín.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

88'

Año de producción

Chéri - by , Feb 04, 2010
1 / 5 stars
Cortesana de lujo