Película: Corazón puro

La cinematografía italiana parece que no termina de encontrar su rumbo. Muertos ya los grandes maestros que hicieron de este cine uno de los fundamentales del mundo, lo cierto es que en las últimas décadas apenas hay algunos nombres de interés: Nani Moretti, Gianni Amelio, Paolo Sorrentino, y poco más. Nos llega poco cine italiano, pero el que nos llega nos confirma la inanidad de una cinematografía que fue señera y que ahora es residual en su incidencia en el panorama internacional.

Además, se detectan algunos indicios preocupantes. Por ejemplo, esta Corazón puro parecería una taimada apuesta por opciones fundamentalistas religiosas, en este caso católicas, aunque podría ser de cualquier otra religión. Uno de los dos polos en los que se desarrolla el film es en el seno de una comunidad cristiana que parece tener puntos en común con algunas de las homólogas ultraconservadoras españolas, como los Legionarios de Cristo, Camino Neocatecumenal (vulgo los Kikos), Opus Dei, etcétera; es una comunidad que adoctrina a sus hijos en una religión abrumadoramente puritana, en la que el sexo fuera del matrimonio es un pecado oprobioso, donde se presiona a los jóvenes para que se comprometan a llegar vírgenes al matrimonio, incluso con una ceremonia “ad hoc”. Una joven que va a cumplir 18 años y está inmersa desde pequeña en estas creencias conoce a chico veinteañero problemático, sin dos dedos de frente, con pasado horrible (hogar desestructurado, padre maltratador y holgazán) y presente no menos pavoroso, que se gana (mal) la vida como vigilante de seguridad de un aparcamiento. Entre ambos surge el amor, pero ella no quiere dar el paso final…

Lo llamativo de Corazón puro es que en ningún momento pone en cuestión el pensamiento retrógrado de la comunidad religiosa en la que se forma la chica, con una madre represiva que no duda en usar una violencia extrema y unos medios indagatorios que parecen de la Inquisición cuando sospecha que su hija la beata pudiera sentir algún tipo de atracción por un chico. Todas las peroratas del cura ultra están presentadas llenas de sentido, de complicidad, de amor hacia los aborregados adolescentes que siguen sus consignas; no hay, entonces, atisbo de crítica, sino más bien conchabamiento con estos postulados. Film entonces acrítico, que desaprovecha el tema de los marginados (el campamento gitano anexo al aparcamiento está tomado solo como contraparte para poner en evidencia el carácter volcánico, sanguíneo del protagonista), Corazón puro termina intentando ser un remedo libérrimo del clásico Romeo y Julieta, donde Montescos y Capuletos son meapilas y desestructurados, pero sin que nos interese mayormente una historia que termina marcianamente.

Los jóvenes intérpretes, aún de corta carrera, como corresponde a sus tempranas edades, se comportan con cierta corrección, si bien por ahora no parece que tengan pinta de llegar a la excelencia. Lástima de película, que plantea algún tema de interés (la relación entre la ciudadanía italiana y grupos marginados como los gitanos), pero que se queda en atrezzo, en escenario, en paisaje al fondo.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

115'

Año de producción

Trailer

Corazón puro - by , Dec 11, 2017
1 / 5 stars
La beata y el capullo