Película: Cuestión de suerte

Descubierto para el gran público hace casi diez años con su estimulante Baton Rouge, parece que Rafa Moleón no consigue mantener una carrera mínimamente coherente, cultivando con desgana la comedia y el cine infantil, aunque ahora vuelve al universo del thriller con Mirada líquida y esta Cuestión de suerte. Pero, a pesar de moverse en el terreno que le es más querido, no parece encontrarse en vena de aciertos, porque su nuevo filme adolece de algo tan simple como la falta de química entre los protagonistas, Eduardo Noriega y Anna Galiena, que deberían irradiar alto voltaje erótico en sus encuentros, en esta historia de pánfilo que se deja arrastrar por una madura de infinitos recursos sensuales, en contra de su vida pedestre, mortecina pero segura en un pueblo del norte de España.


Así las cosas, uno no termina de creerse esta relación fatal entre los protagonistas, y no por incompetencia de ellos, sino porque esa rara cualidad llamada química, en cine, funciona o no, con independencia de la calidad y el esfuerzo que se ponga en el empeño. Queda entonces una historia resultona, sobre todo en un hermoso final, con una última pirueta deslumbrante, pero que deja la sensación de que podría haberse llegado mucho más lejos a poco que se hubiera afinado más.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Cuestión de suerte - by , Mar 23, 2018
2 / 5 stars
Sin química