Película: Dobermann Algún día habrá que estudiar en profundidad la influencia que ha tenido la obra de Quentin Tarantino (con películas como Reservoir Dogs  y Pulp fiction) en el cine negro moderno. Porque lo que en el "niño terrible" es toda una reflexión, casi coreografiada, sobre la violencia, en sus epígonos con frecuencia es mera excusa para una orgía de crueldad sin motivo ni razón, más allá de conseguir producir en el espectador no se sabe si rechazo (lo que hablaría bien de la salud mental del mundo) o adhesión (lo que confirmaría la visión apocalíptica del final del milenio, donde la vida humana vale menos que cero).

En cualquier caso, Dobermann es otro ejemplo de Tarantino mal digerido: Jan Kounen se ha quedado con la epidermis, con lo más llamativo, con el suspense de la crueldad (verbigracia, la secuencia del inspector nazi con el bebé en brazos), y lo ha filmado con banal estética de vídeoclip, grandes movimientos de cámara y objetivos de gran angular en los primeros planos, que dan a los rostros un aspecto aún más amenazador del que ya tienen de por sí, en esta fábula ultraviolenta en el que el menos malo de todos resulta ser el sanguinario criminal que da título al filme. No, si al final va a resultar que le dan el Premio Nobel de la Paz...

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Dobermann - by , May 09, 2001
1 / 5 stars
La sombra de Tarantino