Película: El gran restaurante He aquí un vehículo para el lucimiento del cómico francés Louis de Funes. El humor de este actor se caracterizó por su constante gesticulación y su tendencia hacia papeles de cascarrabias; muy apropiadamente llegó a interpretar el papel de Harpagón en una versión cinematográfica de “El avaro”, de Moliere. “El gran restaurante” data de la década de los sesenta, cuando todavía la fama de Louis de Funes se limitaba fundamentalmente a su país, Francia, y sus películas en el exterior aún no obtenían la fama posterior, que le llegó esencialmente con “Las aventuras del rabbi Jacob”, que le supuso traspasar fronteras y romper taquillas.
La escueta trama de este producto mediocre habla de un presidente de república bananera, muy adecuadamente llamado Novales (el filme tampoco…), de visita en París, a donde acude, a fin de reponer sus menguadas fuerzas, a un famoso restaurante, Septime (obvia parodia de Maxime’s), donde ocurrirán aventuras sin cuento. Estamos ante una película menor, que sólo interesará, y no demasiado, para los fans de las mil y una moniqueta faciales que era capaz de hacer monsieur De Funes.
El realizador, Jacques Besnard, nunca destacó por nada en especial. Se limita a poner en imágenes el tosco guión, y a servir al cómico como mejor puede. Como actor secundario aparece Bernard Blier, un característico francés que alcanzó cierta notoriedad, entre otras cosas, por el ser el padre de Bertrand Blier, el director de “Los rompepelotas”, “Traje de noche” y “¿Quiera Vd. ser el amante de mi mujer?”, entre otras.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

El gran restaurante - by , Sep 04, 2006
1 / 5 stars
El cómico cascarrabias