Película: El refugio del mal Definitivamente, el nuevo cine de terror español no termina de cuajar. Títulos como Faust. La venganza está en la sangre, No debes estar aquí o Tuno negro, confirman que en nuestro país no tenemos claro que, aunque se trate de filmes de terror, la coherencia y la verosimilitud han de ser dos de las primeras premisas de una película, además, lógicamente, de su atractivo y capacidad de estremecer. Pero en esta El refugio del mal, del debutante (forjado en el mundo del cortometraje) Félix Cábez, esas virtudes no aparecen por lado alguno. Se cuenta la más bien improbable historia de un argentino repentinamente rico que viaja a España, donde se dedica con su hermano y la novia de éste a una costeada variante del juego del escondite, como si no hubiera otras cosas más provechosas que hacer, hasta que los tortolitos desaparecen en un hotel de montaña, donde el protagonista habrá de desentrañar un tenebroso misterio. Pero se recurre con demasiada frecuencia al tópico susto de la mano en el hombro y sus lamentables sucedáneos, la congruencia argumental es nula y, para remate de los tomates, los asesinos son una panda de viejos (no destripamos nada, se ve venir enseguida) que están más para sopita y buen vino que para romper cráneos a bastonazos. Así las cosas, quedan algunos detalles aislados, como la ominosa muerte de una pareja entre las sábanas de su cama, anticipada sonoramente con los siniestros golpes que les propinan sus matadores, pero el conjunto es de una inanidad espantosa, incluso moviendo al bochorno y la vergüenza ajena, como en la patética, a fuer de ridícula, escena de la madre en celo arrebatando el macho a su hija. Es cierto que la dirección es correcta, pero a estas alturas eso no es mérito alguno.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

El refugio del mal - by , Jan 01, 2003
1 / 5 stars
Unos asesinos para sopita y buen vino