Película: GoldenEye Dice el aforismo periodístico que "perro no come carne de perro", queriendo con ello evidenciar por qué los periodistas no suelen criticarse entre sí. En el caso de este GoldenEye habrá que decir que Bond sí come carne de perro, es decir, sí lucha contra uno de los suyos, en este caso nada menos que 006, el que le precede en el escalafón, que resulta ser el rencoroso cachorro de un destacamento de cosacos que se rindió a los ingleses durante la Segunda Guerra Mundial, criado por sus padres adoptivos británicos y que finalmente pretende vengarse, lo que son las cosas, de la patria putativa que lo acogió en su seno.

Claro que en las películas de James Bond lo importante no es la verosimilitud argumental sino que responda a los códigos establecidos hace varias décadas para este agente secreto al servicio de Su Graciosa Majestad, que ha cambiado ya, con ésta, cinco veces de rostro, y hay que reconocer que con la faz de Pierce Brosnan se ha ganado considerablemente, porque Timothy Dalton, el anterior, era guapo pero de un soso subido, y Brosnan tiene mucho más "charme", más encanto, que se supone es una de las cualidades básicas de 007.

En GoldenEye, una vez que la caída del Telón de Acero hace que los soviéticos no sean ya los malos, se toma como villanos de la función a unos rusos fuera del sistema, antiguos bolcheviques lógicamente, y al cosaco éste que reniega de la mano que le dio de comer y le ayudó a vivir. Como también es habitual, habrá chicas de toma pan y moja, una buena, Izabella Scorupco, sin sustancia, y una mala, estupenda Famke Janssen, que compone el papel de una bella depredadora, una especie de mantis religiosa capaz de asfixiar a sus machos, mientras se aparea, con una presa de sus poderosas piernas, en un personaje realmente subyugante, una Madame Sade con un cuasi permanente jadeo de sexo vicioso y lascivo, una auténtica comedora de hombres que, lástima, no se termina de beneficiar a nuestro héroe: hubiera sido curioso comprobar si, al menos con ese meneo, a 007 se le descuajaringaba el tupé...

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

130'

Año de producción

GoldenEye - by , Nov 16, 2001
2 / 5 stars
Bond sí come carne de perro