Película: Hay que deshacer la casa

José Luis García Sánchez es uno de los más conspicuos directores españoles surgidos en los tiempos de la Transición. Su cine ha basculado, generalmente, entre la comedia y el drama. En el primero de esos géneros ha conseguido algunos films apreciables, como La corte de Faraón (1985), todavía imbuido del espíritu libertario de la llamada Movida Madrileña, y Pasodoble (1988). En el drama sus películas más conseguidas pueden ser seguramente Las truchas (1978), que logró el Oso de Oro en la Berlinale, y el documental hagiográfico Dolores (1981), sobre la que fuera presidenta del Partido Comunista de España, conocida popularmente como Pasionaria. No ha sido uno de los grandes, pero es cierto que su cine, en general, está bien hecho, aunque carece de verdadero genio.

Sobre la obra teatral homónima de Sebastián Junyent, que obtuvo el Premio Lope de Vega en 1983 y se constituyó pronto en un gran éxito en los escenarios españoles, José Luis García Sánchez, junto con su habitual libretista Rafael Azcona, adaptaron el texto al cine en esta Hay que deshacer la casa, en lo que sería una versión decididamente inferior a su original escénico.

Se narra el reencuentro de dos hermanas, ya más que maduritas, cuando la más cosmopolita de ellas regresa desde su residencia en París para proceder junto a la otra al reparto de la herencia paterna, al haber fallecido ya el último de sus progenitores. Este encuentro servirá  para que ambas rememoren su pasado común, pero también para que den un repaso a sus vidas cuando se separaron y surjan, inevitablemente, los agravios que el tiempo acumula siempre.

Cine de actrices, se apoya sobre todo en el estupendo trabajo de las dos Amparos, Ribelles y Soler Leal, muy superior a la labor del director, falto de ideas y pulcro ilustrador del guion, muy cercano a la versión teatral. Además de las Amparos, que soportan sobre sus hombros prácticamente todo el peso de la película, una pléyade de estupendos secundarios (López Vázquez, González, Ciges, Pou, Gamero) tienen papelitos mínimos que resuelven con su acostumbrada eficacia.


Hay que deshacer la casa - by , Jun 11, 2018
1 / 5 stars
Mejorable adaptación