Película: La camarera del Titanic

Tras el estrepitoso fracaso cosechado con la lamentable Bámbola, Bigas Luna, que no tiene un pelo de tonto, ha querido dar un giro de ciento ochenta grados en su carrera y pasar de lo evidente a lo sutil, de lo explícito a lo sugerido, con ánimo de redimirse antes de caer en el panteón de los malditos al estilo de Tinto Brass o Liliana Cavani, devorados por su propia obviedad.


Pero como el que hace ataúdes no puede de la noche a la mañana pasar a construir pianos de cola, Bigas Luna (al que algunos llaman sólo Bigas como si ese fuera su nombre y no su primer apellido) intenta hacer con La camarera del Titanic una historia de amor sin erotismo, en la que la imaginación de un hombre dará lugar a unos encuentros que tal vez nunca ocurrieron. Sin embargo, para hacer eso con un mínimo de convicción hay que olvidarse de la carne fresca y "las cabezas folladoras", como las llaman Vicente Aranda y Victoria Abril, para dar, de verdad, sutileza y sentido ensoñador.


Así las cosas, la película transita por varios caminos hasta decidirse finalmente por el de aprovechar la impostura del protagonista, pero lo estropea con un final ambivalente que, lejos de dejar campo a la imaginación del espectador, la bastardea lamentablemente.


 


Dirigida por

Género

Duración

101'

Año de producción

La camarera del Titanic - by , Jul 14, 2018
1 / 5 stars
Redimirse o morir