Película: Lucky

A un anciano de 90 años, al que sus amigos le llaman Lucky, el hecho de que su vida llegue a su fin no le preocupa; lleva a cabo una rutina diaria, siempre la misma, hace yoga al levantarse, pasea por el pueblo, visita los bares de sus amigos, le gusta hacer crucigramas, fumar sus cigarrillos y ver los concursos de la televisión de preguntas y respuestas, hasta que un día sufre un desvanecimiento y se cae.

Su médico le confirma que tiene una salud de hierro para su edad, pero no puede impedir que se haga mayor, algo que es inevitable, por lo que debería cambiar sus costumbres, y le recomienda buscar a alguien que le cuide, a lo que no le hace ni caso. A partir de ahí vislumbra que está en los últimos días de su vida y le llega el momento de asumir que su tiempo se acaba. No se siente solo, a pesar de la soledad de su casa, ya que sigue siendo querido por todos los que le rodean.

Es la radiografía de este tipo solitario que es en realidad un homenaje al veterano actor Harry Dean Stanton, al tiempo que su testamento. Está muy bien, pero desmejorado físicamente, en la que sería su última interpretación, realizada un año antes de su muerte, fallecido en septiembre de 2017 con 90 años de edad. El propio actor, a pesar de su edad, interpreta un clásico tema de despedida a la armónica en una escena, e incluso canta la canción Volver, volver, en español, en una fiesta, acompañado de unos mariachis.

Lucky vive en una casa aislada, cerca de la frontera con México, por lo que muchos de los vecinos hablan español, y él también lo hace en alguna ocasión, aunque sean palabras sueltas, y se despierta cada mañana oyendo rancheras.

El guion tiene el problema de que es una historia mínima, en la que apenas pasan cosas, y las que suceden suelen ser repetidas ya que son las que constituyen la rutina diaria de Lucky con muy ligeras variantes; tiene buena voluntad pero a veces aburre, aunque a lo largo de la trama se habla también de otros temas como la muerte, las aventuras del pasado y la esencia de la vida.

La historia se centra en el camino espiritual de este hombre solitario, que ha sobrevivido a sus contemporáneos, que en el tramo final de su camino se ve impulsado a un viaje de autodescubrimiento, lo que le obliga a replantearse su vida. Está orgulloso de sí mismo y de su propio destino, y se deja llevar por lo que le manda el corazón. Es una tierna fábula existencialista, una especie de reconocimiento al actor y al hombre, que merece verse aunque fuera únicamente por el trabajo de su protagonista.
 
John Carroll Lynch, con más de cincuenta películas interpretadas, se ha pasado al otro lado de la cámara para realizar este film con el inolvidable actor de Alien, el octavo pasajero (1979), París, Texas (1984), o Twin Peaks (1992), Harry Dean Stanton, en uno de los escasos papeles protagonistas de su larga carrera, escrito para él, junto a personajes pintorescos que encarnan entre otros el director David Lynch, y en la barra del bar se reencuentra con algunos de sus compañeros que marcaron su vida, la del personaje y la del actor. El director demuestra cómo contar una historia como esta, ya que en menos tiempo no se puede decir más en este canto a la vida.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

88'

Año de producción

Trailer

Lucky - by , May 16, 2018
2 / 5 stars
Homenaje y testamento