Película: Matar a Jesús

El cine colombiano no tiene el volumen de largometrajes de las cinematografías más pujantes del subcontinente iberoamericano, que son, por obvias razones, Argentina, Brasil y México. También, como el resto de la producción de Iberoamérica, se encuentra con graves problemas de distribución incluso en España, que podría (y debería) ser uno de sus mercados naturales, por razón del idioma que compartimos. Aún así, de vez en cuando nos llega algún film colombiano, y en esos casos suele venir avalado por premios en festivales o por importantes recaudaciones en su país de origen. En el caso de esta Matar a Jesús han sido sus galardones en varios certámenes (San Sebastián, La Habana, Chicago y El Cairo, entre otros) los que le han permitido traspasar fronteras y llegar hasta nuestras pantallas.

Medellín, en nuestros días. Una estudiante universitaria que cursa Artes, especializada en fotografía, recoge a su padre, profesor en su mismo centro educativo, y ambos marchan en coche para casa. Al llegar a su calle, mientras el hombre sale para abrir el garaje, es tiroteado por un sicario en moto. Ya en las oficinas de los juzgados, se toma declaración a la hija, única testigo del crimen, pero pronto ella y su hermano se percatan de que las autoridades poco van a hacer, agobiados por una racha especialmente mortal de asesinatos. Semanas más tarde, la chica acude con unos amigos a una discoteca; allí se queda paralizada cuando descubre en la pista de baile al sicario que mató a su padre. Ante la inacción de la Policía y la justicia, decide realizar un acercamiento hacia él...

Tiene Matar a Jesús varias virtudes que la ennoblecen. Quizá la más llamativa sea que está dirigida por Laura Mora, una cineasta colombiana que vivió en sus carnes una historia parecida a la de la protagonista de su film, pues también ella presenció el asesinato a sangre fría de su progenitor a manos del correspondiente sicario. Como si fuera una catarsis, entonces, el film funciona como una forma de asumir definitivamente esa lacerante peripecia de su vida que, sin duda, la marcó para siempre.

Pero también es interesante que Matar a Jesús, que podría parecer el típico thriller de violencia que engendra odio y este lleva irremisiblemente a la venganza, consiga hacer una finta, esquive la previsibilidad y se oriente hacia otros derroteros más difíciles, quizá también más dolorosos, pero finalmente más humanos.

Rodada con una nerviosa cámara en mano que busca el tono realista, casi naturalista de esta historia que se reputa tan cierta, siendo ficción, Matar a Jesús ensaya un interesante estudio, de forma callada, sobre la relación que se establece entre víctima y verdugo, donde la progresiva cercanía de ambos presupondrá una aproximación de la primera, entre la atracción y la repulsión, un extraño sentimiento de dos direcciones que la cineasta gestiona con buen tino, con una sutileza encomiable. No es el cine de Laura Mora un cine especialmente exquisito, pero esa cierta tosquedad que se aprecia en su film conviene perfectamente a esta historia turbia donde sus personajes se mueven constantemente en el filo de la navaja de la legalidad, donde se retrata a las familias de clase media a la que pertenece la chica protagonista, pero también los vidriosos ambientes lumpen de donde procede el sicario, un submundo donde toda piedad es anatema, donde el machismo, la violencia, el odio, son las peligrosas cartas con las que han de jugar esos jóvenes que matan por un puñado de dólares, sin preguntar(se) por qué, para quién, a qué abyecto plan, a qué execrable sistema sirven.

Film doloroso a fuer de sincero, de estar hecho con las entrañas, Matar a Jesús, a pesar de ciertas reiteraciones que si se hubieran evitado podrían haberla hecho mejor, es a nuestro juicio una película de interés, doliente y necesaria, una mirada distinta al universo de la violencia que no cesa, en la Medellín donde se localiza la historia y en cualesquiera otras ciudades donde la vida del objetivo de turno vale el precio que se quiera poner a su cabeza.

Con intérpretes aficionados que confieren a la película una frescura adecuada a lo que se nos cuenta, ese mismo amateurismo es cierto que a veces juega en su contra, al estar a ratos los protagonistas un tanto sobreactuados. Se trata, no obstante, de un pero menor, cuando el resultado es tan fresco y percutante como en este caso.



Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Trailer

Matar a Jesús - by , Apr 16, 2018
3 / 5 stars
Violencia. Odio. Catarsis