Película: Oh boy Existió en su momento el llamado Nuevo Cine Alemán de los años 80 en el que surgieron nuevos directores que intentaban innovar el lenguaje fílmico como Rainer Werner Fassbinder, Werner Herzog, Wim Wenders, etc., que dieron un impulso a la cinematografía germana que desgraciadamente no ha tenido continuación o es que no nos llegan sus películas, pero al menos tendríamos conocimiento de ellas en los festivales, cosa que no sucede.

Lo que ha surgido en su lugar es el llamado cine independiente alemán al que parece pertenecer Jan Ole Gerster, un realizador de 35 años, considerado uno de sus jóvenes directores en el que se tienen puestas notables esperanzas por lo que demuestra en su film Oh Boy (2012) que nos ha llegado con retraso.

Cuenta la historia de Niko Fischer, un veinteañero ex-estudiante de Derecho en crisis, a lo largo de un día por las desoladas calles berlinesas, como no hace mucho se encontraba él, cuando estuvo a punto de ser expulsado de la escuela de cine. Niko está harto de sus estudios, de su novia y hasta de sí mismo.

El director se ha inspirado en sus modelos de la Nueva Ola, como Jean-Luc Godard, y también de otras cinematografías como Jim Jarmusch, Woody Allen, Martin Scorsese, pero con un poquito de humor, como suele hacer el cine inglés. Ha optado por hacerlo en un estupendo blanco y negro a semejanza de aquellos maestros a los que se cita, que admira e imita y con una buena banda sonora a base de temas de jazz que encajan muy bien en todo momento en ese recorrido que el protagonista hace por las calles de Berlín.

Los sucesivos encuentros con el psicólogo que le deniega el carnet de conducir, el vecino que tiene la esposa enferma, el amigo actor, el padre que le reprocha que dejara los estudios y le quita la asignación económica para ello, el encuentro con los vigilantes del metro por no llevar billete o con Julika, su antigua compañera de estudios con la que se metía por ser obesa y que ahora está estupenda y le invita a presenciar su espectáculo, y por último el viejo Friedrich, ausente durante sesenta años, forman parte de su argumento.

Niko no es feliz, se siente solo a pesar de estar rodeado de gente con la que no se comunica, no sabe lo que quiere, quién es y qué hacer o a lo mejor únicamente quiere tomarse un café que no termina de encontrar. Puede ser un retrato de la juventud de hoy que a veces deambula sin un rumbo fijo al que encaminarse, al tener por delante un futuro incierto.

La imitación de la Nueva Ola francesa nos lleva a pensar si ese cine no está ya obsoleto, porque eso es lo que nos ocurre cuando volvemos a ver determinados films de aquellos, no todos, pero nos entra la duda o quizás es que para algunos ese cine sigue siendo nuevo porque no lo conocían. No obstante no deja de ser una cinta minimalista.

Premio ópera prima de la Academia del cine europeo. Triunfó en los premios del cine alemán donde ganó seis de sus premios, entre ellos los de mejor película, dirección y guion. En el Festival de cine de Sofía consiguió el de mejor film.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

85'

Año de producción

Trailer

Oh boy - by , Mar 27, 2014
2 / 5 stars
Buscando un café