Película: Romance X Precedida por una fama de película escandalosa (por aquello de incluir escenas de sexo explícito), Romance X supone una tomadura de pelo en toda regla. Y no, por supuesto, porque las citadas secuencias sean lo más antierótico que se haya rodado desde Canción de cuna, sino porque su autora pretende hacer pasar su empanada mental por una empanada sexual.

Porque Catherine Breillat (a la que, afortunadamente, no conocemos por estos pagos) encadena una tras otra una ristra de supuestas sesudas reflexiones sobre sexo, amor, hombre, mujer, dominación, sumisión, violación, maternidad, odio, pareja, etcétera, hasta convertir la visión de este Romance X en una experiencia masoquista que no hubiera desdeñado infligir el propio marqués de Sade. Recuerda con frecuencia este rollo macabeo las ínfulas intelectualoides que afloraban en aquellos blandipornos de lujo de la serie Emmanuelle, donde a Sylvia Krystel se la tiraban uno tras otro, pero eso sí, con mucho "flou", mucha fotografía bonita y mucha disquisición "en off" sobre el sexo de los ángeles. Pero allí era una coartada que se sabía era la estúpida excusa para mostrar la epidermis de actores y actrices, pero aquí... aquí es simplemente la obtusa forma de Breillat de intentar darnos gato por liebre. ¡A otro perro con ese hueso!

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

95'

Año de producción

Romance X - by , Jan 01, 2000
0 / 5 stars
Empanada sexual