Película: Sin piel Viendo esta atribulada historia de "amor fou" que casi desemboca en tragedia no podía quitarme de la cabeza la obra maestra que habría hecho con este argumento nuestro gran experto nacional en triángulos e historias de dependencias afectivas o sexuales, Vicente Aranda. En efecto, es pura materia arandiana esta trama de joven desequilibrado que da en amar, primero platónicamente, pero después intentando llegar a mayores, a una mujer unida sentimentalmente a otro hombre.
Rozando con frecuencia el exceso, pero sin afortunadamente caer en él, la película va sorprendiendo por su gradual endurecimiento, por la constante evolución de sus personajes, en un peculiar triángulo escaleno en el que ninguno de sus tres ángulos es igual a otros dos: el marido que pasa de comportarse como un energúmeno a intentar razonar con el intruso, el propio aspirante a amante, que se troca de poeta en sátiro, y la mujer amada por ambos, que del temor llegará a la comprensión.
Filme con alguna escena visualmente deslumbrante (véase la progresiva pérdida del color, la literal disolución de la imagen, cuando el joven demente cree haber perdido a su dama), resulta inquietante y agridulce, una apuesta por lo más humano y contradictorio que anida en nuestros corazones: el amor, los celos, la violencia, el diálogo, el miedo.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

94'

Año de producción

Sin piel - by , Jan 25, 2001
3 / 5 stars
Triángulo escaleno