Pelicula:

Barry Levinson es un director norteamericano que tuvo una primera etapa de cierta creatividad, con títulos de lo más ecléctico, como El mejor (1984), film con Robert Redford como beisbolista de mítica aureola; El secreto de la pirámide (1985), agradable artefacto juvenil que imaginaba un caso criminal a resolver por un Sherlock y un Watson adolescentes; Good Morning, Vietnam (1987), corrosivo vehículo a mayor gloria de un estupendo (como siempre) Robin Williams; y Rain Man (1988), estimable aproximación al complejo asunto de la discapacidad mental, hecha con sensibilidad y buenas maneras, con una pareja, Dustin Hoffman y Tom Cruise, de notable química en pantalla.

Pero como si a partir de entonces Levinson hubiera perdido los libros, sus títulos posteriores fueron muy inferiores: la bostezante Avalon (1990), las olvidables y con toda razón olvidadas Toys 1992) y Jimmy Hollywood (1993), la tramposa Acoso (1994), o la aburrida ficción científica Esfera (1998). A partir del siglo XXI, su estrella se ha apagado definitivamente, dedicándose a rodar mediocres films sin relieve o a grabar productos televisivos del tres al cuarto.

Bugsy pertenece a la parte de su primera etapa en la que ya no era el director estimable de El secreto de la pirámide o Rain Man. Cuenta la historia verídica (se supone que adornada para “mejorarla” –en este caso será más bien “empeorarla”...) de un gánster, el Bugsy del título, que era el mote con el que era conocido un siniestro matarife, mote que nadie osaba decir en su presencia so pena de irse “ipso facto” al otro barrio y de manera muy traumática y dolorosa...

Así que, fiel a la escasez de Historia que tienen los Estados Unidos como nación (poco más de dos siglos, como es sabido), los yanquis, a falta de genuinos héroes históricos (los de El Álamo ya están muy sobados...), no dudaron en entronizar a un matón cuyo único y más que dudoso mérito fue haber promovido ese mundo fantasmagórico, por no decir pesadillesco, conocido como Las Vegas. Pero cuando no hay modelos se tienen que buscar, y si no, inventárselos, aunque no sean más que broncos criminales de sadismo ilimitado, como este Bugsy al que pone la (abotargada) cara un Warren Beatty ya más que de vuelta de todo: del cine también. Menos mal que está también su mujer Annette Bening, bastante mejor intérprete que su marido, y un puñado de buenos secundarios: Kingsley, Keitel, Mantegna...


Sorprendentemente (o quizá no tanto...), la película ganó dos Oscar, por los conceptos de Dirección Artística y Diseño de Vestuario, ciertamente excelentes. Estuvo nominada a otros 8 categorías, que se fueron de vacío, aunque algunas de esas candidaturas hubieran merecido el premio, como la de Ennio Morricone en la música o las de Keitel o Kingsley como Actor de Reparto.


(10-05-2021)


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

136'

Año de producción

Bugsy - by , May 10, 2021
1 / 5 stars
El matón que inventó Las Vegas