Película: Caminar sobre las aguas El cine israelí es un gran desconocido en España. Sin embargo, hay una pujante industria, acorde con el gran poderío económico del país, con una producción de cierta relevancia en número de filmes por año. Pero casi nunca traspasa sus fronteras, a pesar de que sus temas son muy occidentales, y además tienen el tema recurrente y siempre lacerante del conflicto con los palestinos y resto de países árabes de su entorno. Por eso es una grata sorpresa que se estrene en España este “Caminar sobre las aguas”, un thriller que se centra en un agente del Mossad, el conocido por su eficacia (y tan temido por sus enemigos...) servicio secreto judío, con problemas psicológicos tras el suicidio de su mujer. En ese trance habrá de averiguar el paradero de un viejo nazi a través de sus dos nietos, un chico y una chica. Bien construida por el cineasta Eytan Fox (israelí de origen neoyorquino), la película de tan bíblico y hermoso título presenta una estructura de intriga policíaca, con su secreto que hay que desvelar, pero también se permite “ex cursos” tales como que el protagonista no sea el típico héroe convencional, sino un asesino a sueldo del Estado, un hombre convencido de lo que hace por tradición familiar, pero al que la relación con los hermanos alemanes hará que se tambaleen sus hasta entonces profundas convicciones. Rodada con nervio y sin desmayo, sin por ello ser el típico filme de mamporros y luchas (que alguna hay), “Caminar sobre las aguas” reflexiona sobre temas tan graves como la necesidad de avanzar en el entendimiento por vías no violentas, el deseo de pasar página sin por ello olvidar, la convivencia quizá no tan imposible entre distintas civilizaciones y la posibilidad de que el corazón más duro, ese espía que (físicamente) no podía llorar, pueda quebrarse alguna vez, acaso definitivamente, para no volver a empuñar un arma, para acabar con una existencia centrada en el exterminio del otro. Filme razonablemente ecuánime en el espinoso tema de la pugna palestino-israelí, sin presentar buenos y malos químicamente puros, sino gente con sombras y luces, su falta de sectarismo y su útil mensaje levemente pacifista, dentro de los esquemas de un thriller convencional, lo hacen acreedor a una más que aceptable consideración.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

105'

Año de producción

Caminar sobre las aguas - by , Jan 02, 2005
4 / 5 stars
El espía que no podía llorar