Película: Cosas que no se olvidan Con una todavía muy pequeña filmografía ("Bienvenido a la casa de muñecas", "Happiness" y esta "Cosas que no se olvidan"), Todd Solondz se ha hecho ya un nombre dentro del cine independiente norteamericano. Sobre todo el segundo de los títulos citados lo encumbró como el cineasta de los fluidos humanos, y, sobre todo, como un indagador en las zonas más oscuras de la condición del Hombre. Pero lo cierto es que en esta "Storytelling" (lo que podríamos traducir más o menos como "Contando cuentos"), rodada hace ya un par de años largos (salen hasta las Torres Gemelas, y sin necesidad de reponerlas con infografía) Solondz ha dado un paso atrás. Tal vez ello se deba a que no tenía material argumental para una película de metraje convencional, y recurrió al viejo truco de hacer dos mediometrajes, o más bien un cortometraje y un mediometraje. El primero, titulado "Ficción", presenta el triángulo bastante chocante entre una chica, su novio, afectado de parálisis cerebral, y el profesor del taller de literatura de ambos, de raza negra, y con quien la chica iniciará una relación sexual de humillación que culminará en la puesta en común de todos los alumnos con sus respectivas redacciones. Este corto es duro y directo, desagradable, con un profesor empecinado en ser el más hosco y abyecto de los maestros de enseñanza que en mundo han sido, con una relación sexual entre la chica y su novio minusválido que resulta desde luego poco habitual en las pantallas (aunque ciertamente existen, como es obvio). Este segmento apenas llega a los veinte minutos, pero es lo mejor del filme. El segundo, titulado "No ficción" (aunque, desde luego, también es una fantasía, como el primero), cuenta la historia de un zopenco director de documentales que concibe la idea de filmar una familia media americana. Ahí entra en escena un grupito familiar de los que tanto gustan a Solondz, con padre irascible, madre carajota, niño mayor mentecato y cuyo único deseo es hacerse famoso, niño intermedio machista y chalado por los deportes y niño pequeño empollón y un poco (un mucho mejor) sádico. Pero aquí ya se nota el cañamazo de la tesis que pregona Todd: la familia media americana está loca, sus componentes no van a ninguna parte, la universidad es un carril sin destino... En fin, los temas habituales en Solondz, pero aquí apenas trabajados, demasiado evidentes. No es éste, desde luego, el tono punzante y abyecto de "Happiness", y este mediometraje que completa "Storytelling" hace decaer el interés del conjunto del filme.



Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

85'

Año de producción

Cosas que no se olvidan - by , Oct 16, 2003
2 / 5 stars
Cuentacuentos