Película: Dirty dancing 2

En cierto momento del filme, la protagonista dice a su mucama cubana: "Este traje, ¿es anodino?". La criada, no muy segura de su inglés, contesta: "Anodino, ¿es bueno o malo?". "Malo", contesta la chica. Entonces la sirvienta afirma: "Pues el traje es anodino". Esa palabra también sirve para describir esta segunda parte de una primera y exitosa, Dirty Dancing, rodada en 1987 por Emile Ardolino, que no era precisamente una buena película, pero que al lado de esta secuela es una obra maestra.


Porque a este "remake" libre que ha rodado ahora Guy Ferland le sobra blandenguería, sosería e insulsez, y le falta riesgo. No es que pidamos, a estas alturas, que hiciera algún tipo de crítica sobre el régimen de Batista en la Cuba de finales de los cincuenta, escenario en el que se ambienta (con el tiempo, Castro haría bueno al anterior dictador...), pero sí, al menos, que tuviera la electricidad y la fuerza en los bailables que tenía la película original. Además de la falta de "punch" del director, otro de los graves problemas es un guión lleno de lugares comunes y de situaciones previsibles, con camarero cubano que se atreve a poner los ojos en la yanqui de turno, para dolor de cabeza de sus papás, con el amor finalmente triunfando, etcétera.


La elección de Diego Luna como protagonista también se revela como un desastre absoluto: el actor mexicano, uno de los más relevantes de su generación, es un bailarín espantoso y carece totalmente de sentido del ritmo. Como será que los únicos momentos de danza genuina los aporta la momia de Patrick Swayze, que aparece en un papel secundario, reclamando a gritos ser protagonista de Dirty Dancing en el Imserso...


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

86'

Año de producción

Dirty dancing 2 - by , Jun 19, 2018
0 / 5 stars
Anodina blandenguería