Película: El arte de morir Tras un debú afortunado en el mundo del corto con el premiadísimo El columpio, Álvaro Fernández Armero, que parecía la gran esperanza blanca del cine español, no ha terminado de cuajar con filmes como Todo es mentira, Brujas y Nada en la nevera, que tenían aspectos interesantes pero no redondeaban la faena, si me permiten el símil taurino.

Con El arte de morir da un giro inesperado en su trayectoria, abandonando la comedia dramática para pasarse al thriller sobrenatural, con seis jóvenes atenazados por un espantoso suceso ocurrido cuatro años atrás, cuando uno de sus amigos muere en el transcurso de una estúpida broma. A partir de ahí los hechos se desencadenan y, uno tras otro, van muriendo de forma horrible. Hay elementos de interés en este filme de bosquiano título, como, sobre todo, las secuencias de la muerte de cada uno de los jóvenes atormentados; destacan, por su originalidad, la del personaje de María Esteve, en una piscina helada; o la de Lucía Jiménez, plena de tensión.

Pero el conjunto no termina de cuajar; ni nos creemos a estos jóvenes de opereta, que no tienen nada en común y sin embargo son amigos, ni nos terminamos de creer los bandazos que da el final, con acercamientos al de El sexto sentido, ni la dirección de actores se puede decir que sea brillante, cuando en otras apuestas de Armero siempre ha sido su marca de fábrica. Sin embargo, aquí todos naufragan, desde un Fele Martínez que deambula sin saber realmente cuál es su personaje, hasta una María Esteve y un Emilio Gutiérrez Caba que son dos clarísimos errores de "casting", totalmente inadecuados para los papeles que interpretan. Así las cosas, El arte de morir se queda en un fallido intento de hacer un terror nacional, un cine de género a la española que, lamentablemente, no termina de cuajar.

El arte de morir - by , Jan 01, 2000
1 / 5 stars
Intento fallido