Película: El río de la vida

Hay veces, quizá no demasiadas, en las que los distribuidores españoles están finos a la hora de rebautizar sus películas. Este tercer filme de Robert Redford como director se tendría que haber traducido literalmente algo así como "Un río lo atraviesa", pero menos mal que no se les ha ocurrido titularlo en España de tal guisa, sino con el más hermoso título de El río de la vida.


Lástima que después el buen nombre no se corresponda con un similar contenido. Y es que aquí el rubio actor, director y productor norteamericano se ha hecho definitivamente un lío y nos ha endilgado un pastiche de sus dos primeras películas como realizador, Gente corriente y Un lugar llamado Milagro, con dos hermanos, uno de los cuales muere, aunque en este caso es la oveja negra de la familia, y un paisaje lujuriante que quiere ser, y es, por momentos, más protagonista que los personajes de carne y hueso. Pero las dos horas de interminable metraje son una invitación permanente al bostezo: no pasa casi nada, ni exterior ni, lo que es quizá peor, interiormente; el final es más que previsible, y los paisajes de tarjeta postal resultan simplemente hermosas estampitas tan difíciles de estropear.


El protagonista, Craig Sheffer, llama la atención por ser uno de los actores más anodinos de los últimos tiempos, lo que ya es mérito, teniendo en cuenta la gran competencia que hay por alzarse con ese título de dudoso honor. Y Brad Pitt, que se sabe bonito, se lleva toda la película haciendo mohines y poniendo caritas para resultar sexy a su amplia parroquia de seguidores. Para este viaje no hacían falta tantas alforjas; quizá Redford debería plantearse seguir ejerciendo como el actor carismático que es, antes que como un cineasta cuyas películas no terminan de cuajar en obras con un mínimo de interés.


 


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

123'

Año de producción

El río de la vida - by , Sep 05, 2018
1 / 5 stars
Un río lo atraviesa