Película: El seductor

Don Siegel no tiene la fama de un John Ford o un Howard Hawks, pero, aunque quizá no tuviera su genio, sí que fue uno de los más interesantes cineastas del Hollywood clásico. Tiene en su haber varios grandes films, como el fantaterror La invasión de los ladrones de cuerpos (1956), el bélico Comando (1962), el policíaco “negro” Código del hampa (1964), y el western La jungla humana (1968), que sería además el inicio de una feraz colaboración con Clint Eastwood, con el que trabajaría en cinco películas.

El seductor fue la tercera película que hicieron juntos, inmediatamente antes de rodar el policíaco Harry el Sucio (1971), que determinaría la miope mirada de una crítica excesivamente ideologizada sobre Eastwood, al confundir torpemente al detestable personaje de la película con el actor.

Siegel rueda El seductor basándose en la novela A painted devil, original de Thomas Cullinan, una historia ambientada en los estertores de la Guerra de Secesión norteamericana, en el irredento Sur que está siendo conquistado por las tropas abolicionistas yanquis. En ese contexto, y en las cercanías de un internado de señoritas sudistas, una de las pupilas, una niña de apenas 12 años, encuentra mientras busca setas a un soldado nordista malherido; lo lleva hasta el establecimiento, donde la directora, Martha, y su ayudante, Edwina, deciden no entregarlo a sus soldados hasta que se restablezca de sus heridas, todo ello supuestamente por caridad cristiana, si bien ambas, y varias de las jóvenes allí internadas, abrigan la esperanza de mantener al hombre en la casa, con secretas y más bien lujuriosas intenciones...

Con su habitual estilo invisible, Siegel hizo una más que interesante aproximación al tema del deseo femenino, planteando un microcosmos monográficamente habitado por mujeres que se sentirán irremediablemente atraídas por el varón de turno, cambiando los roles habituales en estos casos, en los que la mujer juega con la libido masculina para favorecer sus intereses, haciéndolo en este caso al revés. Reflexión sobre la lujuria en un contexto de (auto)represión, El seductor funciona perfectamente como la historia de creciente gradación en el deseo de las damas y progresiva manipulación de ello por parte del hombre, aunque los resultados, por mor de los celos, esa discordancia omnipresente cuando hay sexo de por medio, distarán de ser los previstos por el varón, este yanqui en un inopinado serrallo sudista.

Con un ritmo impecable, con una ambigüedad sin mojigatería, con diálogos brillantes, llenos de sutileza y con frecuencia con insinuante picardía, El seductor es un magnífico drama de tintes románticos y moderadamente eróticos, con una atmósfera sensualmente cargada, incluso con ensoñaciones lúbricas que incluyen tríos y dúos lésbicos; llama la atención que, siendo un film de narrativa clásica, Siegel utiliza como elemento de modernidad el recurso al zoom, que había puesto de moda el espagueti-western, quizá en un guiño a la presencia al frente del reparto de Eastwood, que cimentó su primera fama en ese subgénero.

Clint Eastwood, que nunca fue un actor de amplio registro, es ideal para el personaje, un tipo de pasado más bien oscuro que intenta salir con bien de la guerra en la que no cree jugando sus cartas con el grupo de mujeres que no tan secretamente le desean. De las féminas nos quedamos con la siempre estupenda Geraldine Page, una de las grandes actrices norteamericanas de la segunda mitad del siglo XX, y que, curiosamente, con frecuencia interpretó personajes de edad muy superior a la que ella realmente tenía en cada momento: así, en Dulce pájaro de juventud (1962), donde solo tenía un año más que Paul Newman, este hacía de su juvenil gigoló, cuando Page solo tenía 38 años y se suponía que era Alexandra del Lago, actriz en decadencia ya bien entrada en años; o en Regreso a Bountiful (1985), que le reportaría un merecido Oscar, donde, con solo 61 años, hacía de una viejecita al final de su vida que decide volver a su pueblo natal para morir allí.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

105'

Año de producción

El seductor - by , Jul 29, 2018
4 / 5 stars
Un yanqui en un serrallo sudista