Pelicula:

El cineasta neoyorquino, de ascendencia danesa, Viggo Mortensen, da el salto a la dirección con este drama paterno filial inspirado en sus recuerdos personales. El actor, que acaba de recibir el premio Donostia en el Festival de Cine de San Sebastián a toda su carrera, hace una entrada triunfal como realizador consiguiendo un resultado realmente notable.

La historia gira en torno a la difícil relación durante una semana entre Willis Peterson, un granjero muy conservador, machista, racista, homófobo, de conducta inflexible con su hijo John, que es homosexual y está casado con Eric, de origen chino, cuando se encuentra ya en un lamentable estado de demencia senil, perdiendo la memoria; abandona su granja para irse a vivir con él a su piso de Los Angeles, con el que intenta reconciliarse, mientras busca una casa adecuada donde esperar tranquilamente los días de su jubilación y estar más cerca de sus hijos, en California.

En el tiempo en el que Willis permanece en el hogar de John, los dos mundos tan diferentes chocan con frecuencia entre sí, provocando que las viejas heridas se abran mientras se van creando otras nuevas, especialmente por el mal carácter del viejo, que a veces se hace insoportable, insultando y maltratando a su hijo, que aguanta estoicamente las arremetidas de su odioso padre, sin picar el anzuelo que le lanza para que le responda. Ese mismo comportamiento se manifiesta con su hija, Sarah, y los dos hijos de ésta, cuando van a visitarlos para tratar de ayudar a buscarle casa. John vive con su familia compuesta por Eric, y Mónica, la hija adoptiva que tienen ambos, con la que curiosamente es con la única que se lleva bien su insoportable abuelo al que lo considera su amigo.

Viggo Mortensen escribió el guion poco tiempo después de morir su cariñosa madre, en el que explora sus sentimientos hacia su padre, algo que tenía en esos momentos muy a flor de piel y que tan bien es capaz de plasmar en la pantalla, aunque no se trate de una historia autobiográfica, convertida en un relato de ficción, que podría ser verdad.

Esos hechos, que se desarrollan en la actualidad, van siendo mezclados con recuerdos del pasado describiendo cómo su padre va cambiando de carácter y de qué manera se comporta con Gwen, su esposa, que termina por marcharse del domicilio conyugal, e igual con la amante que toma a continuación, sin ni siquiera dignarse acudir al lado de Gwen en su lecho de muerte, como ocurre igual con la otra, también fallecida.

Si hay que destacar el buen trabajo que hace como actor Viggo Mortensen en un contenido papel que refleja muy bien el carácter apocado del personaje homosexual, sin embargo por encima de él, con una personalidad que se come la pantalla, está el trabajo que realiza a sus 80 años Lance Henriksen, en el mejor papel que le recordamos, ya que suele hacer personajes más secundarios, en las 137 películas para cine que ha interpretado, que en esta ocasión se reparte el protagonismo con Mortensen en la figura de su hijo.

Los demás actores son figuras accesorias que complementan bien esta modesta historia sobre la familia, entre los que destaca la breve presencia del director David Cronenberg como el médico proctólogo, que también paga el mal carácter genio de Willis cuando tiene que hacerle una inspección rectal.

Hay que darle la enhorabuena a Viggo Mortensen y agradecerle ese estupendo múltiple trabajo que hace como productor, actor, guionista, compositor y director, faceta esta última en la que entra por la puerta grande.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

112'

Año de producción

Trailer

Falling - by , Oct 21, 2020
3 / 5 stars
Un notable debut