Película: Fitzcarraldo El ya fallecido Klaus Kinski era el actor indicado para protagonizar esta aventura más grande que la vida, la verídica historia de un hombre, en pleno umbral del siglo XX, que concibió la insensata idea de crear un palacio de la ópera en plena selva amazónica. Para ello fleta un barco fluvial con el que conseguirá poner en explotación el caucho, aunque tendrá que llevarlo hasta su destino a pura fuerza (de los indígenas del lugar, claro, no a sus espaldas...). Esta especie de cuento de la lechera en versión tedesca es, cómo no, patrocinio de Werner Herzog, el cineasta alemán más dado a la megalomanía y a los disparates fílmicos (ciertamente que algunos de ellos, como Aguirre, la cólera de Dios, resultaron ser muy gratificantes). El rodaje en sí mismo del filme fue ya una auténtica aventura, tal vez más azarosa incluso que la propia peripecia argumental que mostraba. Se hizo hasta un mediometraje, Un saco de sueños (A burden of dreams), que reflejó verídicamente hasta qué punto Herzog y su equipo las pasaron canutas para hacer la película. En definitiva, Fitzcarraldo es el sueño del ser humano por lo imposible, un filme al que su propia ansia de grandeza y de demencia le hace un flaco favor, demasiado interesado Herzog en poner de relieve la hazaña hercúlea de su protagonista antes que en hacer cine, sin más.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

146'

Año de producción

Fitzcarraldo - by , Sep 20, 2003
2 / 5 stars
Conseguir lo imposible