Película: Goodbye Berlín

Fatih Akin en sus producciones alterna la comedia con temáticas más serias de corte social. En este caso se ha inclinado por la comedia juvenil, aunque de ella también se pueda sacar alguna enseñanza.

El juvenil best-seller Tschick, del fallecido escritor Wolfgang Herrndorf, publicado en España en 2013 y en 24 países más, ganador de numerosos premios, llega al cine de la mano de Fatih Akin, quien firma el guion con Hark Bohm y Lars Hubrich, en el que rinde un homenaje al autor de esta aventura en coche de dos adolescentes, rebeldes sin causa, procedentes de un entorno desestructurado, en una fotografía generacional de esa parte de la sociedad actual, con esta película llena de energía y de tópicos, donde la estética, la música y las interpretaciones consiguen transmitir ese universo de descubrimiento propio de la adolescencia.

Una historia de aventuras en la que Maik y Tschick, dos adolescentes, forjan una amistad en un disparatado road trip a través de los paisajes rurales alemanes, que les llevará en un viaje iniciático a conocer lo mejor de sí mismos y de la vida independiente, enfrentándose con personajes excéntricos, situaciones divertidas y otras más duras que les supondrán una evolución moral. A través de su amistad y de las nuevas experiencias, ambos podrán superar sus miedos y volver a la vida cotidiana con mayor seguridad. Al curso siguiente Maik logrará que la chica de la que está enamorado se fije en él.

Fatih Akin, uno de los directores más interesantes del cine germano actual, nacido en Hamburgo pero de origen turco, del que conocemos algunos de sus títulos como Contra la pared (2004), Al otro lado (2007), Soul Kitchen (2009), El padre (2014), llega con una puesta en escena con poca fuerza en sus imágenes, más encaminadas a la comedia que a analizar la situación de ellos, mientras experimentan la amistad o los primeros escarceos amorosos con Natalie, la chica que encuentran de camino.

La exitosa novela homónima muy popular y de gran éxito entre la juventud en Alemania, cuenta también con una versión teatral que tuvo una notable acogida de público. En ella Akin hace un trabajo que se desmarca del resto de sus films habituales pero lo hace con sensibilidad.

Durante el verano los dos adolescentes inadaptados van a la deriva. Maik tiene 14 años, una familia rica, rota, con una madre alcohólica en rehabilitación y un padre de viaje con su amante, que es ignorado por sus compañeros de clase. Tschick es un inmigrante marginado, nuevo en el instituto, un tipo de cuidado, de origen ruso que bebe, fuma y de conducta poco recomendable. Ambos se embarcan en una road movie en un coche robado con el que quieren llegar hasta Rusia para ver a su familia y recorren Alemania con 14 años, sin mapa y sin carnet, en una loca aventura del fin de la inocencia que no olvidarán, que tantas veces vemos en cine y lo hace de una forma divertida.

El director reincide en algunos de los temas de su cine, como los inmigrantes cogidos entre culturas de orígenes diversos. Gran parte del mérito es de los jóvenes Tristan Göbel y el debutante Anand Batbileg, dos críos con la temeridad de unos inconscientes, y la guapa Justina Humpf, como Natalie. No cuenta nada nuevo esta historia pero es simpática.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

93'

Año de producción

Trailer

Goodbye Berlín - by , May 30, 2017
2 / 5 stars
Una road movie adolescente