Película: Kill Bill, Volumen 1 Quentin Tarantino es ya uno de los popes o gurús del cine moderno. Con solo cuatro largometrajes, ha creado un estilo y hay una legión de directores claramente influidos por su cine, fundamentalmente en cuanto a la ultraviolencia y el sadismo de sus imágenes. Es cierto que no hay tantos que sigan otras de sus constantes, como la mezcla de géneros y referencias, y en ese sentido este su cuarto filme (dividido en dos por mor del excesivo metraje) es paradigmático: se cruzan influencias y homenajes tan diversos como el espagueti-western, el manga y el anime, el cine de artes marciales orientales y hasta las sombras chinescas. Eso por no hablar de autocitas del propio cine tarantiniano. Es cierto que debajo de este brillante despliegue de efectos especiales, coreografías inverosímiles y luchas surrealistas poco hay, pero también lo es que, en este caso, el mensaje resulta ser el envoltorio, y Tarantino se ha dedicado a hacer un fascinante ejercicio de estilo sobre la venganza, ese plato que se sirve frío, como recuerda atinadamente el aforismo con el que se abre la película. Estamos, por tanto, ante el deslumbrante pavoneo del faisán, la excelsa escenografía barroca del pavo real, el regusto desmesurado por las formas rococó, aunque también es cierto que en este hermoso canto a la violencia más exacerbada hay también lugar para definir algunos personajes curiosos, como el de la propia protagonista, una "killer" o matadora a sueldo, llevada al coma por un asalto vesánico de gente de su misma calaña, que despertará cuatro años más tarde para poner en marcha una venganza sin nombre. O el personaje de la china-americana, la temible jefa de los yakuza (la mafia japonesa), perfilado a base de dibujos en la mejor tradición del manga, o el de la hispana con niña, ante la que las contendientes del feroz combate escenificarán una falsa amistad. Todo es ostentosamente superlativo en el cuarto trabajo en el largometraje de Tarantino, aunque también casi todo es puro vacío. Por una vez y sin que sirva de precedente, habrá que quedarse con los virtuosos fuegos de artificio que cubren tan seductora, tan voluptuosamente la nada.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

105'

Año de producción

Kill Bill, Volumen 1 - by , Mar 17, 2004
3 / 5 stars
Se sirve frío