Película: Kill Bill, Volumen 2 Tras el fascinante pero vacío espectáculo de fuegos de artificio de Kill Bill, Volumen 1, la segunda parte de este díptico confirma que sí había carne y sustancia, en la película (dividida en dos por razones de comercialidad). Donde antes prácticamente sólo había lucha sin cuartel entre una asesina que se venga de los que la llevaron a las puertas de la muerte, ahora se nos cuenta la historia completa, la de una mujer, "killer" de profesión, que huye de su hombre y su banda cuando se da cuenta de que está embarazada y cómo ello modifica totalmente su planteamiento vital: por eso la escena del test del embarazo, con la tira azul que confirma su preñamiento, es fundamental para comprender la trama que se cuenta en esta historia escindida en dos; eso y, por supuesto, la sorpresa cuasi final que no desvelaremos, por obvias razones.

Siguen, desde luego, los constantes homenajes de Tarantino a sus maestros: aquí lo hace casi de forma compartimentada, con referencias no sólo visuales sino también musicales al "espagueti-western" de Sergio Leone, en las secuencias con Michael Madsen, y de forma cuasi mimética con respecto al cine de kárate en las escenas del aprendizaje de kung-fu. Brillante siempre, aunque irreal también, Kill Bill, en su conjunto, resulta ser una película estimulante, un espectáculo puramente cinematográfico (pues en el cine están sus fuentes y sus constantes referencias) que no pretende reflejar ninguna realidad sino reconstruirla, recrearla a la manera sugerente y manierista de un autor que ha marcado a su generación. A eso muchos le llaman arte...

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

130'

Año de producción

Kill Bill, Volumen 2 - by , Jul 31, 2004
3 / 5 stars
La tira azul