Película: La perdición de los hombres Convertido en un clásico viviente, creador de una filmografía inclasificable en su heterodoxia, el mexicano Arturo Ripstein ha conseguido, sobre todo durante la década de los noventa, situarse al frente del cine mexicano, pero también de toda Hispanoamérica. La perdición de los hombres confirma que el tándem formado por él y su esposa, la guionista Paz Alicia Garciadiego, es una de las mejores parejas creativas de nuestra época. Bebiendo sin recato en fuentes de tanta alcurnia como el Buñuel de Los olvidados o Viridiana, e incluso en Luis Alcoriza, Ripstein logra una obra singular, de estructura circular, ambientada en los típicos escenarios de miseria en que se desenvuelve siempre su cine, con la codicia, el rencor, la venganza, como ejes de una historia brutal y despiadada, la de un asesinato por apaleamiento, una disputa conyugal entre las mujeres del bígamo difunto, culminando todo ello con el motivo (si así puede llamársele) del crimen.

Filmando en un blanco y negro de fascinante textura, que conviene perfectamente a la sordidez del tema y a la mezquindad de los personajes, Ripstein presenta a éstos, sin embargo, con cierta dosis de ternura, con alguna complicidad, implicándonos en su mirada de tolerancia hacia estos desheredados de la fortuna que encuentran en simplezas tales como el béisbol el fin último de sus vidas.

Esperpéntica, trufada de un humor negrísimo, jugando con habilidad con los roles masculinos y femeninos, en un país tan machista como México, e introduciendo cuñas tan curiosas como la de estos empedernidos aficionados a un juego tan ajeno (el "beis", como lo llaman con toda familiaridad) a su cultura indígena o hispana, la película tiene la rara virtud de crecer dentro del espectador, mejorando en el paladar cinéfilo con el recuerdo, en este plato de especies fuertes, con mucho chile y por ello tan sabroso.

Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

110'

Año de producción

La perdición de los hombres - by , Jan 01, 2000
4 / 5 stars
Esperpéntico humor negro