Película: La señorita Julia

No es la primera vez que esta obra de August Strindberg se lleva a la pantalla, ya que recordamos haber visto la versión que hizo Alf Sjöberg en 1950, que se exhibió en España en 1969 cuando se iniciaron las salas de arte y ensayo con películas en versión original subtituladas, y recientemente también vimos la de Mike Figgis, Miss Julie (1999).

Aquella primera versión, que ganó el Gran Premio en el Festival de Cine de Cannes, compartido con Milagro en Milán (1950), de Vittorio de Sica, era más cinematográfica que ésta, en la que había más personajes y escenarios con algunos flash-backs, mientras que aquí se limita al trío protagonista que no sale de la casa, salvo el prólogo y el epílogo, limitándose a la cocina, un par de habitaciones y el jardín, lo que la hace algo claustrofóbica. Alargada, en algunos momentos pesa el excesivo metraje de 130 minutos, mientras que en las versiones citadas se decía lo mismo en 95, de manera más amena y menos dramática, pero el espíritu de la obra de Strindberg permanecía igualmente.

En verano en una mansión del campo irlandés, en 1880, la señorita Julia seduce durante la Noche de San Juan a John, un atrevido criado, lo que desata una tensión y un enfrentamiento acerca de las clases sociales, el sexo y las relaciones humanas. El film explora la pasión destructiva y la lucha de poder entre la joven aristócrata, sabedora de su situación social, y el criado de su padre, que trata de contenerse, pero cambia a veces los papeles. En ese ambiente festivo donde han desaparecido las barreras sociales, Julia y John bailan y beben, se seducen y manipulan. En un principio ella, en la que se aprecia un cierto deseo sexual hacia él, se muestra altiva y trata de humillarlo.

Cuando John, que está enamorado de Julia desde pequeño, se da cuenta, cambia el panorama y será quien termine seduciéndola y echándole en cara las diferencias sociales que existen entre ambos, mostrándose de forma salvaje en sus momentos íntimos, aunque éstos se obvian con cierta elegancia, pero se intuyen. Ambos sueñan con huir y comenzar una nueva vida juntos con el dinero del padre, pero ante lo bajo que cayó no hay esperanzas.

Adaptación fílmica de la obra teatral escrita por el dramaturgo sueco August Strindberg en 1888 y presentada por primera vez en Copenhague un año después, llevada a cabo por la que fuera actriz fetiche de Ingmar Bergman, Liv Ullman, que hace también el guion, trasladando la acción a Irlanda en lugar de Suecia. Ullman tiene una amplia carrera en la que figuran las cintas que hizo para Bergman, director del que fue su esposa y musa.

La obra fue considerada demasiado atrevida para su tiempo por las autoridades suecas, por lo que no subió a los escenarios del país de su autor hasta el año 1906. Actualmente es una de las suyas más representadas en los teatros de todo el mundo, en la que trata el enfrentamiento a finales del siglo XIX entre las clases sociales, los sexos, la soledad y la melancolía de Julia, la lujuria y el poder o la incomprensión en el caso de la doncella Kathleen, la prometida de John.

Toda la cinta se asienta sobre el veraz trabajo de la pareja protagonista, Jessica Chastain y Colin Farrell, en los que recae el peso total del argumento, con las breves intervenciones de Samantha Morton, lo que le da un aspecto teatral.


La dirección trata de salvar el escollo con variaciones de posiciones de cámara, con primeros planos que la hacen más llevadera, aunque no es una película fácil y a pesar de que dispone de todo lo necesario no acaba de funcionar como debiera. Este es el cuarto largometraje de Liv Ullman tras las cámaras, en las que debutó con Sofie (1992), al que siguió Kristin Lavransdatter (1995), el documental Lumière y compañía (1995), la TV-movie Encuentros privados (1996) e Infiel (2000).

Se pasó en la sección oficial de la Seminci de Valladolid 2014 y en el Festival de Cine de Chicago, donde fue muy apreciada por el público.


Dirigida por

Género

Duración

133'

Año de producción

Trailer

La señorita Julia - by , Dec 29, 2014
2 / 5 stars
Entre el deseo y el poder