Película: Ladrona por amor

Ronald Neame fue un cineasta cine británico que empezó como director de fotografía en 1933, para pasarse a la realización a partir de 1947. Su cine fue muy ecléctico: de carácter comercial, siempre tuvo una dignidad y un porte distinguido, muy “british”, aunque buena parte de su carrera la haría en Estados Unidos. De su época inglesa destacan films como Un genio anda suelto (1958), con el gran Alec Guinness, y, sobre todo, Los mejores años de Miss Brodie (1969), donde se lucía una estupenda Maggie Smith, que conseguiría un Oscar. Con La aventura del Poseidón (1972), ya en los USA, obtuvo un resonante éxito comercial que además abrió la veda al cine de catástrofes, al que curiosamente el propio Neame pondría su punto final (al menos en su etapa de los años setenta; en décadas posteriores ha tenido puntuales rebrotes, pero sin una continuidad de casi diez años, como ocurrió entonces) con Meteoro (1979), un fracaso sin paliativos.

Aunque Ladrona por amor es, visual y temáticamente, una película muy británica, realmente es de nacionalidad norteamericana, al estar al servicio de una de las grandes damas del Hollywood de la época, la siempre grande Shirley MacLaine. Es una comedia entreverada de golpe perfecto, ambientada en los años sesenta en un Hong Kong de pacotilla (en la realidad se filmó en un estudio de California). Un estafador de supuestos altos vuelos, Harry, maquina junto a su socio Emile contratar a una chica euroasiática que tiene un gran parecido con la mujer fallecida de un ricachón de origen asiático, Shahbandar. La chica, bailarina de profesión, llamada Nicole, pronto se revelará, en contra de lo que esperaba Harry, como una mujer con criterio propio, lo que en principio parece obstaculizar los planes del estafador. Claro que a lo mejor el estafado no es tan memo como podría suponerse...

Comedia con robo de guante blanco, es curioso como alguna de sus escenas (cfr. la forma en la que los ladrones llegan hasta el aparentemente inexpugnable botín) parece ser un antecedente de otras vistas décadas después en la saga cinematográfica de Misión imposible. Por lo demás, su tono es siempre irónico, jugando con un humor muy británico, que vendrá dado con frecuencia por las inesperadas reacciones de la chica en contra de los dictados de quien la ha contratado, con un brillante guion firmado por el veterano Jack Davies y, sobre todo, por el gran Alvin Sargent, ganador de dos Oscar y toda una institución en el cine norteamericano entre los años cuarenta y ochenta. Neame sirve correctamente la historia, que se deja ver con agrado, una historia que, lógicamente, tendrá su epílogo romántico y su final feliz, en el que nos daremos cuenta de que los estafadores, que parecían algo tontos, no lo serán tanto...

Shirley MacLaine, como era de esperar, está magnífica, una mujer que en la teoría era idealmente muda, según el plan de su mentor, pero que en la realidad le pondrá las peras al cuarto a este, y será fundamental en el desarrollo (bien que bastante distinto al inicialmente previsto...) del plan. Michael Caine, como siempre, estupendo; siempre ha sido un actor todoterreno, pero es cierto que en la comedia “con clase” es donde alcanza un grado superlativo, y aquí es un estafador que se pretende de mucha clase. Entre los secundarios nos quedamos con un Herbert Lom que hace un muy apañado millonetis asiático, otro más de sus personajes exóticos, en los que su carrera fue pródiga.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

109'

Año de producción

Ladrona por amor - by , Jul 19, 2018
2 / 5 stars
Robo de guante blanco