Película: Mea culpa

El polar, o policiaco francés, sigue dándonos muestras de su vigencia en las pantallas galas ya que constantemente se producen películas de este género que también son distribuidas en otras naciones, caso de España, donde son bien acogidas, aunque no con tanto éxito como en su país de origen.

Mea culpa cuenta la historia de Frank y Simon, dos compañeros y buenos policías, cuyas vidas se derrumban cuando este último, conduciendo borracho tras la celebración de un caso, provoca un trágico accidente de tráfico en el que mueren dos personas. Dos años después, cuando ha pagado su delito y trabaja en una empresa de seguridad, Théo, su hijo de nueve años, es amenazado por la mafia rumana por haber sido testigo de un arreglo de cuentas. Su padre, policía que fue expulsado del cuerpo por imprudencia temeraria y divorciado de Alice, tratará de protegerlo con la ayuda de su antiguo compañero y amigo Frank.

Un film de acción, que es pura adrenalina, de pocos diálogos y muchos silencios, de policías duros que se erigen en jueces por su cuenta, aunque sea por una causa justa, ante unos delincuentes sin escrúpulos de una banda del Este, que no se detiene ni frente a un niño al que pretenden quitar de en medio como molesto testigo accidental de un crimen, en los lavabos de una plaza de toros, que nos recuerda a una escena parecida de Único testigo (1985), de Peter Weir.

Cinta de género, thriller convencional, tercer largometraje del director francés Fred Cavayé, que forma parte de esta trilogía policiaca, tras su ópera prima Cruzando el límite (2008), de la que el cine americano hizo el remake de Los próximos tres días (2010), y Cuenta atrás (2010). Cavayé es un especialista en este género, dotado para las escenas de acción, que mantienen al espectador en tensión cuando éstas hacen aparición en la pantalla, que no abandona el interés en ningún momento. Es una película muy entretenida y emocionante, en la que la historia está a la altura de lo que se pretende.

El guion se basa en una idea original de Olivier Marchal, guionista que también se ha pasado a la dirección, habitual colaborador de Cavayé, e igualmente especializado en cine policiaco, siendo el que más ha renovado este género en el cine francés. El final nos reserva una sorpresa que justifica la línea de conducta de uno de los protagonistas. Realizada a la vieja usanza, no deja respirar al público con esta trama que es una bajada a los infiernos del mundo del crimen que opera en el narcotráfico.

Está interpretada de forma eficaz por Vincent Lindon en el taciturno personaje de Simon, bien seguido de Gilles Lellouche como su compañero Frank, que no paran de perseguir a los delincuentes enfrentándose a ellos pistola en mano, en combates cuerpo a cuerpo, en coche o en tren para cumplir con su deber. A su lado Nadine Labaki, la guapa actriz y directora de Caramel  (2007). Ambos actores ya estuvieron a las órdenes de este director protagonizando, por separado cada uno de ellos, las dos anteriores cintas suyas.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

90'

Año de producción

Trailer

Mea culpa - by , Oct 17, 2014
2 / 5 stars
Thriller con sorpresa