Película: Nadie quiere la noche

Josephine Peary, rica y culta, con espíritu aventurero, emprende un viaje al Polo Norte, sin atender a razones, para reunirse con su marido, Robert Peary, empeñado en ser el primero en llegar y poner la bandera en el mismo, en su deseo de estar con la persona amada y compartir con él su gloria. Al término del viaje le acompaña Allaka, una esquimal que le va a cambiar su visión de la vida. A pesar de sus diferencias, ambas tendrán que unirse en la soledad para poder sobrevivir a las duras condiciones climáticas durante la oscuridad de la larga noche polar, con la que acaba teniendo una afectuosa relación. Juntas tendrán que soportar el frío, la soledad y el miedo a la espera de una muerte cierta. Josephine es tozuda, clasista y prepotente, no se arredra ante nada, a la que no frenan ni los fenómenos naturales.

Está inspirada en hechos y personajes reales con situaciones inventadas, realizada de forma correcta por Isabel Coixet en lo que se refiere a la puesta en escena de esta historia en clave feminista, como le gusta a la directora catalana, pero no alcanza los objetivos que se propuso. Esta es una versión acortada de la estrenada en el Festival de Cine de Berlín, que fue elegida para inaugurar el certamen, donde recibió malas críticas, a la que le ha suprimido más de un cuarto de hora, a pesar de lo cual la mitad final aún se hace larga e insoportablemente fría (y no es por la nieve) y lenta en el discurrir del interminable paso del tiempo.

La película desarrolla su acción en Groenlandia en 1908, contándonos esta historia de supervivencia extrema al tiempo que una aventura romántica, con guion de Miguel Barros. Film con protagonistas y directora femeninas a pesar de haber sido escrito por un hombre, que entre otras cosas denuncia el racismo para con los esquimales.

Aparentemente es una cinta de aventuras en paisajes nevados, pero eso es sólo en la primera parte en la que conocemos a los personajes, que es la mejor, ya que la continuación es la relación de las dos mujeres tan distintas que aprenden a compartir sus vidas para sobrevivir. Lo que interesa más es la experiencia humana que surge del contraste de razas y culturas, de cuyos personajes hacen una estupenda interpretación tanto Juliette Binoche como Rinko Kikuchi, y en su corto papel Gabriel Byrne como el explorador Bam, guía de la expedición. Sorprende la música de Lucas Vidal, un compositor de tan solo treinta y un años que ya tiene una extensa filmografía.


Dirigida por

Género

Nacionalidad

Duración

103'

Año de producción

Trailer

Nadie quiere la noche - by , Dec 15, 2015
1 / 5 stars
Sin atender a razones